Automated assembly process: Moreno Soppelsa/Shutterstock.com

Capítulo 2 Tecnología, población y crecimiento

Cómo ocurren las mejoras tecnológicas y cómo estas sostienen el crecimiento de los niveles de vida

En 1845 apareció por primera vez en Irlanda una misteriosa enfermedad que hacía que las patatas se pudrieran en la tierra. Cuando se descubría que la planta estaba infectada, ya era demasiado tarde para salvarla. La plaga de la patata, como se conoció, acabó con los suministros de comida en Irlanda durante el resto de la década. Y se propagó la hambruna. Para cuando por fin terminó la hambruna irlandesa, habían fallecido cerca de un millón de personas de una población total inicial de 8,5 millones, es decir, una fracción equivalente a la mortalidad sufrida por la población alemana en la Segunda Guerra Mundial.

La hambruna irlandesa desencadenó una oleada de ayuda internacional. Los donativos llegaban de fuentes tan dispares como antiguos esclavos en el Caribe, convictos de la prisión de Sing Sing, en Nueva York, bengalíes ricos y pobres, y nativos americanos Choctaw; y también de personalidades como el sultán otomano Abdulmecid y el papa Pío IX. Tal como ocurre en nuestros días, la gente común y corriente se solidarizó con quienes estaban sufriendo y actuó en consecuencia.

No obstante, muchos economistas adoptaron un enfoque más duro. Uno de los más conocidos fue Nassau Senior, quien se opuso consistentemente a la ayuda contra la hambruna por parte del gobierno británico, y un horrorizado colega de la Universidad de Oxford lo acusó de haber dicho que «temía que la hambruna de 1848 en Irlanda no mataría a más de un millón de personas, cantidad insuficiente para producir efectos beneficiosos.

Los puntos de vista de Senior son repulsivos a nivel moral, pero no reflejaban un deseo genocida de ver morir a los irlandeses. Más bien fueron consecuencia de una de las doctrinas económicas más influyentes de principios del siglo XIX, el maltusianismo. Esta teoría fue desarrollada por Thomas Robert Malthus, clérigo inglés, en su Ensayo sobre el principio de la población, publicado en 1798.1

Malthus sostenía que un crecimiento sostenido de la renta per cápita sería imposible.

Su lógica era que, si se daban mejoras tecnológicas que incrementaran la productividad del trabajo, tan pronto como las personas percibieran un aumento en sus ingresos, tendrían mayor número de hijos. Entonces, el crecimiento de la población continuaría hasta que los niveles de vida cayesen lo suficiente como para detener el incremento de la población. El círculo vicioso de la pobreza de Malthus fue ampliamente aceptado como inevitable.

Existe evidencia de que los administradores coloniales de la época victoriana en Inglaterra pensaban que las hambrunas eran la respuesta de la naturaleza a la sobrepoblación. Mike Davis argumenta que ese tipo de actitudes causaron una extinción masiva sin precedentes que hubiera sido completamente evitable y que él denomina «genocidio cultural».2

Esta teoría daba una explicación del mundo en el que Malthus vivió, donde los ingresos podían fluctuar de un año a otro o incluso de un siglo a otro, pero no presentaban una tendencia al alza. Este había sido el caso en muchos países durante al menos 700 años antes de que Malthus publicara su ensayo, tal como vimos en la figura 1.1a.

A diferencia de Adam Smith, cuyo libro La riqueza de las naciones había aparecido solo 22 años antes, el libro de Malthus no ofrecía una visión optimista del progreso económico, al menos en lo que concernía a trabajadores y agricultores. Incluso si la gente tenía éxito a la hora de mejorar la tecnología actual, a largo plazo, la inmensa mayoría de la población solo ganaría con sus trabajos o granjas lo suficiente como para sobrevivir y no más.

Revolución Industrial
Ola de avances tecnológicos y cambios organizacionales que comenzó en Gran Bretaña en el siglo XVII y transformó su economía basada en la agricultura y la artesanía, a una economía industrial y comercial.

Sin embargo, en el transcurso de la vida de Malthus se produjeron importantes acontecimientos a su alrededor, cambios que pronto permitirían a Reino Unido escapar del círculo vicioso de crecimiento de la población y estancamiento de la renta que él había descrito. La transformación que permitió a Reino Unido evitar la trampa maltusiana, y que surtiría más adelante el mismo efecto en otros muchos países en los cien años que siguieron, es conocida como la Revolución Industrial: un florecimiento extraordinario de inventos radicales que permitieron obtener la misma cantidad de producto con menos trabajo.

En la industria textil, las invenciones más famosas estuvieron vinculadas con el hilado (tradicionalmente realizado por mujeres), y la tejeduría (actividad tradicionalmente realizada por hombres). En 1733, John Kay inventó la lanzadera volante, que incrementó enormemente la cantidad de tejido que se podía producir por hora. Esta invención aumentó la demanda del hilo que se usaba para tejer hasta tal punto que se volvió difícil para las hilanderas producir cantidades suficientes con la tecnología de la rueca que había disponible en aquella época. La máquina hiladora Jenny, inventada por James Hargreaves en 1764, fue una respuesta a este problema.

tecnologías de uso general
Avances tecnológicos que pueden ser aplicados a muchos sectores e impulsar innovaciones posteriores. Las tecnologías de la información y las comunicaciones (TIC) y la electricidad son dos ejemplos típicos.

Las mejoras tecnológicas en otras áreas fueron igualmente impactantes. La máquina de vapor de James Watt, inventada en la misma época en que Adam Smith publicaba La riqueza de las naciones, es otro ejemplo típico. Estas máquinas fueron mejorándose gradualmente con el tiempo, hasta que acabaron por utilizarse en todos los ámbitos de la economía: no solo en la minería, donde la primera máquina de vapor proporcionaba energía para accionar bombas de agua, sino también en la industria textil, las manufacturas industriales de todo tipo, el ferrocarril y el barco de vapor. Todos estos son ejemplos de lo que se conoce como innovación o tecnología de uso general. En décadas recientes, su equivalente más obvio es la computadora.

El carbón jugó un papel central en este proceso y Reino Unido disponía de una gran cantidad de este recurso. Antes de la Revolución Industrial, la mayor parte de la energía utilizada en la economía la producían, en última instancia, plantas comestibles que convertían la luz solar en alimento para animales y personas; o árboles cuya madera podía quemarse o transformarse en carbón vegetal. Al cambiar al carbón mineral, los seres humanos fueron capaces de explotar una gran reserva de este recurso que, a fin de cuentas, no es sino energía solar almacenada. El costo de este cambio ha sido el impacto medioambiental de la quema de combustibles fósiles, como vimos en el Capítulo 1 y volveremos a ver en el Capítulo 20.

Estos inventos, junto con otras innovaciones de la Revolución Industrial, rompieron con el círculo vicioso de Malthus. Los avances tecnológicos incrementaron la cantidad que una persona podía producir en un determinado tiempo (productividad). Estos avances permitieron que los ingresos aumentaran, incluso a medida que la población también iba creciendo. Siempre y cuando la tecnología continuara mejorando con la suficiente rapidez, estas otras mejoras podrían exceder el crecimiento de la población, resultado de las mejoras en los ingresos. En consecuencia, los niveles de vida podrían subir. Al cabo de bastante tiempo, la gente empezaría a preferir familias más pequeñas, incluso cuando ganasen lo suficiente como para permitirse alimentar a muchos niños. Esto fue lo que ocurrió en Reino Unido y después en muchas partes del mundo.

índice
Medida de la cantidad de algo en un periodo de tiempo, comparado a la cantidad de la misma cosa en un periodo diferente de tiempo, llamado periodo de referencia, o periodo base. Es común fijar su valor a 100 en el periodo de referencia.
salario real
Salario nominal ajustado para tener en cuenta los cambios en los precios entre diferentes periodos de tiempo. Mide la cantidad de bienes y servicios que el trabajador puede comprar. Ver también: salario nominal.

Salarios reales a lo largo de siete siglos: salarios de los artesanos (trabajadores cualificados) en Londres (1264-2001) y población de Reino Unido.

Figura 2.1 Salarios reales a lo largo de siete siglos: salarios de los artesanos (trabajadores cualificados) en Londres (1264-2001) y población de Reino Unido.

Robert C. Allen. 2001. ‘The Great Divergence in European Wages and Prices from the Middle Ages to the First World War’ [La gran divergencia en salarios y precios en Europa desde la Edad Media hasta la Primera Guerra Mundial]. Explorations in Economic History [Investigaciones de la historia económica] 38 (4): pp. 411–447; Stephen Broadberry, Bruce Campbell, Alexander Klein, Mark Overton y Bas van Leeuwen. 2015. British Economic Growth [Crecimiento económico británico], 1270–1870, Cambridge University Press.

La figura 2.1 muestra un índice del salario real promedio (de cada año, expresado en dinero y ajustado para incorporar cambios en los precios) de los artesanos cualificados de Londres entre los años 1264 y 2001, junto con la población de Reino Unido durante el mismo periodo. Hay un periodo durante el cual los niveles de vida estaban atrapados en la lógica maltusiana, al que siguió otro marcado por un incremento sustancial de estos, que ocurrió después de 1830. Puede observar que, en esos tiempos, ambas variables crecieron.

Índice de salarios reales

El término «índice» hace referencia al valor de alguna cantidad cuantitativa en relación con su valor en algún otro momento (periodo de referencia), que suele normalizarse por lo general considerándolo con el nivel de 100.

El término «real» denota que el salario en términos monetarios (por ejemplo, seis chelines por hora en su época) de cada año ha sido ajustado para determinar los cambios en los precios que se hayan producido en ese periodo. El resultado representa el poder adquisitivo real del dinero que los trabajadores ganan.

El año de referencia es 1850 en este caso, pero la curva tendría la misma forma si se hubiera seleccionado cualquier otro año: se ubicaría más arriba o más abajo, pero igualmente tendría la forma del conocido palo de jockey.

Pregunta 2.1 Escoja la(s) respuesta(s) correcta(s)

La figura 2.1 muestra un índice de salarios reales de los trabajadores cualificados de Londres entre 1264 y 2001. ¿Qué se puede concluir de este gráfico?

  • A los trabajadores cualificados se les pagaba alrededor de £100 en 1408.
  • El salario promedio en 1850 era prácticamente el mismo que el correspondiente a 1408 en términos nominales (libras).
  • El salario promedio real fue más o menos constante entre 1264 y 1850.
  • El salario promedio real aumentó alrededor de un 600% entre 1850 y 2001.
  • Este es un gráfico de un índice de salarios reales. El índice es aproximadamente 100 para 1408, pero no nos dice cuánto era el salario monetario.
  • Los salarios graficados son salarios reales, así que están ajustados para tener en cuenta los cambios en precios.
  • Mientras que el gráfico parece razonablemente constante entre 1264 y 1850, comparado con el rápido incremento desde 1850, el salario real promedio de hecho casi se duplicó y luego se redujo nuevamente a la mitad entre 1264 y 1600 (observe la escala en el eje vertical).
  • En 1850, el índice de salario real era aproximadamente 100. Para 2001, el índice había incrementado en aproximadamente seis veces ese valor, a más de 700.

¿Por qué aparecieron y se difundieron por toda la economía la hiladora Jenny, la máquina de vapor y un sinnúmero de otras invenciones en la Reino Unido en esa época? Esta es una de las preguntas más importantes de la historia económica y los historiadores continúan discutiendo las posibles respuestas.

En este capítulo ofrecemos una explicación de cómo se producen las mejoras tecnológicas y por qué tuvieron lugar por primera vez en Reino Unido, y precisamente en el siglo XVIII. También explicaremos por qué resultó tan difícil escapar a la sección plana del «palo de hockey» de la figura 2.1, no solo para Reino Unido, sino también en el resto del mundo, durante los 200 años que siguieron. Explicaremos todo esto por medio de la construcción de modelos, es decir, representaciones simplificadas que nos ayudan a entender lo que ocurre porque enfocan nuestra atención en lo importante. Los modelos nos ayudarán a entender tanto la larga sección plana del palo de hockey, como también su punto de inflexión.

2.1 Economistas, historiadores y la Revolución Industrial

¿Por qué se inició la Revolución Industrial en el siglo XVIII en una isla frente a las costas de Europa?

Las secciones siguientes de este capítulo presentan un modelo para explicar el repentino y sustancial incremento en los niveles de vida que tuvo lugar en el siglo XVIII en Reino Unido. Con base en argumentos proporcionados por Robert Allen, historiador económico, este modelo otorga un papel fundamental a dos características de la economía británica de aquellos tiempos. Según los argumentos que propone, el alto costo relativo del trabajo, sumado al bajo costo de las fuentes de energía local, impulsaron los cambios estructurales de la Revolución Industrial.3

Lo que llamamos Revolución Industrial es algo más que romper el ciclo maltusiano: fue una combinación compleja e interrelacionada de cambios intelectuales, tecnológicos, sociales, económicos y éticos. Hay desacuerdo entre los historiadores económicos sobre la importancia relativa de cada uno de estos elementos, y se han debatido en profundidad todo tipo de explicaciones de la supremacía de Reino Unido y Europa desde que comenzó esa revolución. La explicación de Allen no es en absoluto la única.

Los académicos probablemente nunca van ponerse de acuerdo sobre las causas de la Revolución Industrial. Uno de los problemas es que este cambio ocurrió solo una vez, lo que hace mucho más difícil que los científicos sociales logren encontrarle explicaciones. Además, con toda probabilidad, el despegue europeo fue resultado de una combinación de factores científicos, demográficos, políticos, geográficos y militares. Varios académicos han argumentado que también fue resultado de las interacciones entre Europa y el resto del mundo, y no solamente de los cambios que tuvieron lugar en el interior de Europa.

Historiadores como Pomeranz tienden a enfocarse en las particularidades de cada época y lugar. Es más probable que estos lleguen a la conclusión de que fenómenos como la Revolución Industrial se debieron a una combinación única de circunstancias favorables (aunque puede que no estén de acuerdo entre sí sobre cuáles fueron dichas circunstancias exactamente).

Economistas como Allen tienden a buscar mecanismos generales que expliquen el éxito o fracaso económico a lo largo del tiempo y en diferentes lugares.

Los economistas tienen mucho que aprender de los historiadores, pero suele ser cierto que los argumentos ideados por los historiadores no son lo suficientemente precisos como para ser verificables a través de un modelo (el enfoque que usaremos en este capítulo). Por otro lado, los historiadores podrían considerar que los modelos de los economistas son simplistas y no tienen en cuenta hechos históricos importantes. Esta tensión creativa es la que hace que la historia económica sea tan fascinante.

Si quiere conocer la percepción mutua del trabajo de los demás que tienen estos investigadores entre sí, busque el ‘comentario de Joel Mokyr sobre Gregory Clark’ o el ‘comentario de Robert Allen sobre Gregory Clark’

En tiempos recientes, los historiadores económicos han logrado avances significativos en la cuantificación del crecimiento económico de muy largo plazo. Su trabajo nos ayuda a clarificar qué fue lo que ocurrió y nos facilita la reflexión sobre las causas. Parte de su trabajo implica la comparación de los salarios reales en diferentes países a lo largo del tiempo y a largo plazo. Esto ha implicado recabar datos sobre salarios y precios de los bienes consumidos por los trabajadores. Hay toda una serie de proyectos académicos aún más ambiciosos que han calculado el PIB per cápita remontándose hasta llegar incluso a la Edad Media.

Nosotros nos centraremos en las condiciones económicas que contribuyeron al despegue británico, pero es importante tener presente que todas las economías que lograron dejar atrás la trampa maltusiana lo hicieron tomando una ruta de escape distinta. Las trayectorias nacionales de los primeros seguidores de Inglaterra estuvieron influidas en parte por el papel predominante que llegó a tener la economía británica en la economía mundial. Alemania, por ejemplo, no podía competir con los británicos en el sector textil pero, en cambio, el gobierno y los grandes bancos desempeñaron un papel muy importante en la creación del sector del acero y otras industrias pesadas. Japón logró ser competitivo en algunos mercados textiles asiáticos, incluso en comparación con Inglaterra, gracias a haberse beneficiado de su aislamiento y la enorme distancia geográfica (que en esos días se contaba en semanas de viaje) que los separaba de los primeros países que adoptaron la revolución industrial.

Japón copió tecnologías e instituciones de manera selectiva a medida que introducía el sistema económico capitalista y, por otro lado, se esforzó por retener muchas instituciones tradicionales japonesas, incluido su sistema imperial que perduraría hasta su derrota en la Segunda Guerra Mundial.

La India y China presentan contrastes aún más grandes. China experimentó una revolución capitalista liderada por el propio Partido Comunista, apartándose de la economía de planificación central –la antítesis del capitalismo– que ese mismo partido había puesto en práctica. La India, en cambio, es la primera gran economía de la historia que adoptó la democracia, incluyendo el voto universal, antes de su revolución capitalista.

Como vimos en el Capítulo 1, la Revolución Industrial no condujo al crecimiento económico en todas partes. Debido a que se originó en Reino Unido y luego se propagó al resto del mundo, pero lentamente, la implicación fue un enorme incremento de la desigualdad de ingresos entre países. Observando las tendencias de crecimiento económico por todo el mundo en los siglos XIX y XX, David Landes alguna vez se preguntaba: ¿por qué somos tan ricos y ellos tan pobres?8

Con «nosotros» se refería a las sociedades ricas de Europa y Norteamérica y con «ellos» aludía a las sociedades pobres de África, Asia y América Latina. Landes sugería, con algo de sarcasmo, que había dos posibles respuestas a esta pregunta, en definitiva:

«Una respuesta posible sería que nosotros somos tan ricos y ellos tan pobres porque nosotros somos muy buenos y ellos muy malos; es decir, nosotros somos trabajadores, cultos, educados, bien gobernados, eficaces y productivos, mientras que ellos son lo contrario. La otra posible respuesta explica que somos tan ricos y ellos tan pobres porque nosotros somos muy malos y ellos muy buenos; es decir, somos codiciosos, despiadados, explotadores y agresivos, mientras que ellos son débiles, inocentes, virtuosos, víctimas de abusos y vulnerables.»

Si cree que la Revolución Industrial tuvo lugar en Europa debido a la Reforma Protestante, o al Renacimiento, o a la Revolución Científica, o al desarrollo de un sistema superior de propiedad privada, o debido a unas políticas gubernamentales favorables, entonces tiende a inclinarse por la primera respuesta. Si cree que tuvo lugar gracias al colonialismo, o a la esclavitud, o a las demandas constantes de la guerra, tiende a estar más del lado de la segunda respuesta.

Habrá notado que todas estas son fuerzas no económicas que, según argumentan muchos académicos, tienen consecuencias económicas importantes. Es probable que también vea que la cuestión de cuál de las dos respuestas propuestas por Landes es correcta podría tener una carga ideológica, a pesar de que, como el mismo Landes ha apuntado, «no está claro… que una línea de argumentación domine necesariamente a la otra.»

2.2 Modelos económicos: cómo ver más mirando menos

Lo que sucede en la economía depende de la actividad de millones de personas, y de los efectos que sus decisiones tengan sobre el comportamiento de los demás. Sería imposible entender la economía describiendo hasta el último detalle de lo que hacen y cómo interactúan todos los individuos. Necesitamos ser capaces de tomar distancia para tener una visión general. Para eso usamos modelos.

Para crear un modelo eficaz es necesario distinguir entre las características esenciales de la economía que son relevantes a la pregunta que queremos responder, y que, por tanto, deberían ser incorporadas en el modelo, y los detalles sin importancia que pueden dejarse de lado.

Los modelos pueden adoptar muchas formas, y ya hemos visto tres de ellos en las figuras 1.5, 1.8 y 1.12 en el primer capítulo.

flujo
Cantidad medida por unidad de tiempo, como la renta anual o el salario por hora.

Los modelos pueden adoptar muchas formas; ya hemos visto tres de ellos en las figuras 1.5, 1.8 y 1.12 en el primer capítulo. Por ejemplo, la figura 1.12 ilustra cómo las interacciones de la economía implican flujos de bienes (por ejemplo, cuando compra una lavadora), de servicios (cuando paga por cortes de pelo o viajes en bus), y también de personas (como cuando pasa un día trabajando para un empleador).

La figura 1.12 es un modelo esquemático que ilustra los flujos que se producen dentro de la economía y entre la economía y la biosfera. El modelo no es «realista» –la economía y la biosfera no son para nada como se representan–, pero ilustra las relaciones entre ellas. El hecho de que el modelo omita muchos detalles –siendo en este sentido poco realista– es una característica de este, no una falla.

La explicación de Malthus sobre por qué las mejoras tecnológicas no podrían incrementar los niveles de vida, también se basaba en un modelo: una descripción simple de la relación entre renta y población.

Algunos economistas han usado modelos físicos para ilustrar y explorar cómo funciona la economía. Para su tesis doctoral en la Universidad de Yale, en 1891, Irving Fisher diseñó un aparato hidráulico (figura 2.2) para representar los flujos en la economía. El modelo consistía en una serie de palancas interconectadas y cisternas flotantes de agua que ilustraban cómo los precios de los bienes dependen de la cantidad de cada bien que se oferte, de los ingresos de los consumidores y de cómo valoren estos cada bien. Todo el montaje se detenía cuando el agua de las cisternas estaba al mismo nivel que la del tanque que las rodeaba. Cuando se alcanzaba el equilibrio, la posición de un tabique en cada una de las cisternas se correspondía con el precio de cada bien. Durante los siguientes 25 años, Fisher usaría este aparato para enseñar a sus alumnos cómo funcionaban los mercados.

Boceto obra de Irving Fisher de su modelo hidráulico sobre el equilibrio económico (1891).

Figura 2.2 Boceto obra de Irving Fisher de su modelo hidráulico sobre el equilibrio económico (1891).

William C. Brainard y Herbert E. Scarf. 2005. ‘How to Compute Equilibrium Prices in 1891’ [Cómo computar precios de equilibrio en 1891]. American Journal of Economics and Sociology [Revista americana de Economía y Sociología] 64 (1): pp. 57–83.

Cómo se usan los modelos en la Economía

El estudio que hace Fisher de la economía ilustra cómo se usan los modelos:

  1. Primero construyó un modelo para mostrar los elementos de la economía que pensaba que importaban a la hora de determinar los precios.
  2. Luego, utilizó el modelo para mostrar cómo las interacciones entre esos elementos podían generar un conjunto de precios que no cambiarían.
  3. Finalmente, realizó experimentos con el modelo para descubrir los efectos de los cambios en las condiciones de la economía. Por ejemplo, si la oferta de uno de los bienes se incrementaba, ¿qué ocurriría con su precio? ¿Qué sucedería con los precios de todos los otros bienes?

No crea que Irving Fisher era una especie de inventor loco, solo porque su disertación doctoral representaba la economía en un gran tanque de agua. Todo lo contrario, su máquina fue descrita por el mismísimo Paul Samuelson, uno de los economistas más importantes del siglo XX, como «la mejor tesis doctoral de economía jamás escrita». Fisher llegó a convertirse en uno de los economistas más respetados del siglo XX, y sus contribuciones sentaron las bases de las teorías modernas sobre endeudamiento y préstamos, que describiremos en el Capítulo 10.

equilibrio
Resultado autosostenible de un modelo. En este caso, algo de interés no cambia a menos que se introduzca una fuerza externa que altere la descripción de la situación que proporciona el modelo.

La máquina de Fisher ilustra un importante concepto económico. El equilibrio es una situación que se perpetúa a sí misma, es decir, algo que no cambia hasta que se introduce una fuerza externa de cambio desde afuera que altera la descripción que hace el modelo de la situación. El aparato hidráulico de Fisher representaba un equilibrio en su modelo económico al igualar los niveles de agua, que representaban precios constantes.

nivel de subsistencia
Nivel de vida (medido en términos del consumo o el ingreso) al que la población no crece ni decrece.

Usaremos el concepto de equilibrio para explicar los precios en los siguientes capítulos, pero también lo aplicaremos al modelo maltusiano. Un nivel salarial de subsistencia constituye un equilibrio porque, tal como ocurre con las diferencias en los niveles de agua de las distintas cisternas del aparato de Fisher, los movimientos que desvían los salarios del nivel de subsistencia se autocorrigen: vuelven automáticamente al nivel de subsistencia a medida que crece la población.

Cabe resaltar que encontrarse en un punto de equilibrio significa que una o más cosas del modelo son constantes, pero no implica necesariamente que nada cambie. Por ejemplo, un equilibrio en el que el PIB o el nivel de precios estén aumentando, pero a una tasa constante.

Aunque es poco probable que ninguno de ustedes construya un modelo hidráulico, sí es probable que en algún momento trabaje con muchos de los modelos existentes, ya sea en papel o en una pantalla, y a veces creará sus propios modelos económicos.

Cuando creamos un modelo, el proceso sigue los siguientes pasos:

  1. Construimos una descripción simplificada de las condiciones bajo las cuales la gente actúa.
  2. Luego describimos en términos simples qué determina las acciones de la gente.
  3. Determinamos cómo cada una de estas acciones afectan a los demás.
  4. Determinamos el resultado de estas acciones. A veces es un equilibrio (algo es constante).
  5. Finalmente tratamos de entender un poco más lo que ocurre estudiando el comportamiento de algunas variables cuando las condiciones cambian.

Modelos económicos

Un buen modelo tiene cuatro características:

  • Es claro: nos ayuda a entender mejor algo importante.
  • Predice con precisión: sus predicciones son coherentes con la evidencia.
  • Mejora la comunicación: nos ayuda a entender mejor en qué estamos de acuerdo (o en desacuerdo).
  • Es útil: podemos usarlo para encontrar formas de mejorar el funcionamiento de la economía.

Con frecuencia, los modelos económicos usan ecuaciones matemáticas y gráficos, además de palabras y diagramas.

Las matemáticas son parte del lenguaje de la Economía y pueden ayudarnos a hacer que nuestras aseveraciones sean precisas y fáciles de entender para los demás. No obstante, gran parte del conocimiento de la economía no puede expresarse pura y simplemente en términos matemáticos, sino que se requieren también descripciones claras, usando definiciones estándar de los conceptos.

Nosotros utilizaremos las matemáticas y las palabras para describir los modelos, por lo general en forma de gráficos. Si quiere, también podrá estudiar algunas de las ecuaciones que hay detrás de los gráficos: no tiene más que buscar en las notas al margen del texto las referencias a nuestros «suplementos de Leibniz».

Presentamos los Leibnizes

Un modelo empieza con algunos supuestos o hipótesis acerca de cómo se comporta la gente y, por lo general, proporciona predicciones acerca de lo que observamos en la economía. Reunir datos de la economía y compararlos con lo que el modelo predice nos ayuda a decidir si los supuestos que establecimos cuando construimos el modelo –lo que incluimos y lo que hemos dejado fuera– se justifican.

Gobiernos, bancos centrales, corporaciones, sindicatos y cualquiera que desarrolle políticas o realice predicciones sobre el futuro usan algún tipo de modelo simplificado.

Los modelos malos a veces terminan en políticas desastrosas, como veremos más adelante. Para tener confianza en los modelos, necesitamos comprobar si son consistentes con la evidencia.

Veremos que nuestros modelos económicos sobre el círculo vicioso de los niveles de vida de subsistencia que propugnaba Malthus y los que hemos confeccionado sobre la revolución tecnológica permanente pasan esta prueba, incluso a pesar de que dejen muchas preguntas sin respuesta.

Ejercicio 2.1 Diseñar un modelo

Para un país o una ciudad de su elección, busque un mapa del ferrocarril o del transporte público.

De manera similar a como ocurre con los modelos económicos, los mapas son representaciones simplificadas de la realidad: incluyen información relevante, al tiempo que se abstraen de los detalles irrelevantes.

  1. ¿Cómo cree que seleccionó el diseñador qué características de la realidad incluir en el mapa que escogió?
  2. ¿En qué se diferencia un mapa de un modelo económico?

2.3 Conceptos básicos: precios, costos y rentas de la innovación

En esta sección construiremos un modelo económico que nos ayude a explicar las circunstancias en las que se eligen nuevas tecnologías, tanto en el pasado como en economías contemporáneas. Construiremos nuestro modelo utilizando las cuatro ideas claves del modelo económico:

ceteris paribus
Los economistas suelen simplificar el análisis dejando de lado aspectos que se consideran de menor importancia para la pregunta de interés. El significado literal de esta expresión en latín es «(permaneciendo) todo lo demás constante». En un modelo económico, esto significa que un análisis «mantiene otras cosas constantes».
incentivo
Recompensa o castigo económico que influye en los beneficios y costos de cursos de acción alternativos.
precio relativo
Precio de un bien o servicio comparado con otro (por lo general, expresado como una razón). Ver también: opción de reserva.
renta económica
Pago u otro beneficio recibido por encima y más allá de lo que el individuo hubiera recibido en su siguiente mejor alternativa (u opción de reserva). Ver también opción de reserva.

Parte del proceso de aprender Economía implica aprender un idioma nuevo. Los términos que usaremos a continuación serán empleados frecuentemente en los capítulos sucesivos y es importante aprender a utilizarlos con precisión y certeza.

Ceteris paribus y la simplificación

Tal como ocurre en la investigación científica, los economistas a menudo simplifican el análisis al dejar fuera cosas que consideramos que son de menor importancia. Para ello usan la frase «manteniéndose todo lo demás constante» o, aún más frecuentemente, usando la expresión en latín ceteris paribus, que significa «(permaneciendo) las otras cosas iguales». Por ejemplo, más adelante en este curso, simplificamos nuestro análisis sobre lo que las personas eligen comprar al enfocarnos solamente en observar el efecto del cambio en un precio, pero sin tener en cuenta los demás factores que influyen en nuestro comportamiento, como la lealtad a una marca, o lo que otros pudiesen pensar sobre nuestras decisiones. Nos preguntamos: qué pasaría si cambiara el precio, pero todo lo demás que influye en la decisión se mantuviera constante. Estos supuestos ceteris paribus, bien usados, pueden clarificar nuestro objeto de estudio sin distorsionar los datos claves.

Cuando estudiemos la forma en que el sistema económico capitalista promueve las mejoras tecnológicas, analizaremos cómo los cambios en los salarios afectan las decisiones tecnológicas de las empresas. Para lograr el modelo más simple posible, «mantenemos constantes» los demás factores que afectan a la empresa. En otras palabras, asumimos que:

Ejercicio 2.2 Usar el supuesto ceteris paribus

Suponga que construye un modelo para un mercado de paraguas en el que el número de paraguas que una tienda predice que va a vender depende del color y el precio de estos, ceteris paribus.

  1. El color y el precio son variables que se usan para predecir ventas. ¿Qué otras variables se mantienen constantes?

¿Cuál de las siguientes preguntas piensa que podría responder este modelo? En cada caso, sugiera mejoras al modelo que podrían ayudar a responder la pregunta.

  1. ¿Por qué las ventas anuales de paraguas son mayores en la capital que en otros lugares?
  2. ¿Por qué las ventas anuales de paraguas son mayores en algunas tiendas de la ciudad capital que en otras?
  3. ¿Por qué han aumentado las ventas semanales de paraguas en la capital en los últimos seis meses?

Los incentivos importan

¿Por qué se movía el agua en la máquina hidráulica del modelo económico de Fisher cuando cambiaba la cantidad de «oferta» o «demanda» para uno o más bienes, de modo que los precios ya no estuviesen en equilibrio?

Todos los modelos económicos tienen algo equivalente a la gravedad y una descripción de los tipos de movimientos que son posibles. El equivalente a la gravedad en los modelos económicos es la suposición de que, a la hora de decidir sobre qué curso de acción seguir, la gente está tratando de obtener el máximo beneficio posible (según algún estándar).

La analogía con el libre movimiento del agua en la máquina de Fisher es que la gente tiene libertad para elegir diferentes caminos a la hora de actuar, en vez de que simplemente se les diga cuál de todos deben tomar. Aquí es donde los incentivos económicos afectan las decisiones que tomamos. Ahora bien, no podemos tampoco hacer todo lo que quisiéramos, pues no todos los canales están abiertos para nosotros.

Como ocurre con muchos otros modelos económicos, el que nosotros usamos para explicar la revolución tecnológica permanente está basado en la idea de que la gente y las empresas responden a incentivos económicos. Como veremos en el Capítulo 4, a la gente no solo la motiva el deseo de ganancia material, sino también el amor, el odio, el sentido del deber y el deseo de obtener la aprobación de los demás. No obstante, el bienestar material es, sin duda, un motivo importante, y los incentivos económicos apelan a esa motivación.

Cuando los propietarios o gerentes de empresa deciden cuántos trabajadores contratar, o cuando los vendedores deciden qué y cuánto comprar, los precios son un factor importante en su decisión. Si los precios son mucho más baratos en un supermercado que en la tienda de la esquina, y el supermercado tampoco está muy lejos, entonces, esta será una buena razón para comprar en el supermercado en vez de en la tienda.

Precios relativos

Una tercera característica de muchos modelos económicos es que frecuentemente lo que nos interesa es la proporción o razón existente entre las cosas, y no su nivel absoluto. Esto se debe a que la economía enfoca su atención en las alternativas y las opciones entre las que podemos escoger. Por ejemplo, cuando decidimos dónde comprar, no es el nivel de precios en una tienda lo que importa, sino el nivel de precios en esa tienda comparado con el supermercado y con el costo de llegar a ese supermercado. Si todos estos niveles de precios y costos subieran un 5%, es probable que su decisión no cambie.

El precio relativo es simplemente el precio de una opción en términos relativos al de otra. Por lo general, expresamos el precio relativo como la razón entre dos precios. Veremos que estos son muy importantes para explicar no solo lo que los consumidores deciden comprar, sino también por qué las empresas toman las decisiones que toman. Cuando estudiemos la Revolución Industrial, veremos que el precio de la energía (el precio del carbón, por ejemplo, para hacer funcionar una máquina de vapor) relativo a los salarios (el precio de una hora del tiempo de un trabajador) desempeña un papel importante en toda esta historia.

Posiciones de reserva y rentas

Suponga que ha descubierto una nueva forma de reproducir sonido de alta calidad. Su invención es mucho más barata que las alternativas existentes. Sus competidores no pueden copiarse porque no han descubierto cómo hacerlo o porque ha patentado el proceso (y, por tanto, sería ilegal que lo copiaran, incluso si pudiesen). Suponga que ellos continúan ofreciendo sus servicios a un precio mucho más alto que sus costos.

Si iguala sus precios o los rebaja solo un poco, venderá todo lo que sea capaz de producir, con lo cual puede cobrar el mismo precio y obtener beneficios mucho mayores que los de sus competidores. En este caso, decimos que está obteniendo una renta de innovación. Las rentas de innovación son una forma de renta económica, y las rentas económicas ocurren en toda la economía y son una de las razones por las que el capitalismo puede ser un sistema tan dinámico.

Usaremos el concepto de rentas de innovación para explicar algunos de los factores que contribuyeron a la Revolución Industrial. Ahora bien, la renta económica, por su parte, es un concepto general que ayuda a explicar otros aspectos de la economía capitalista.

Si realizar alguna acción (que llamaremos acción A) le reporta un beneficio mayor que si hubiese elegido la segunda mejor alternativa, entonces podemos decir que ha recibido una renta económica.

El término se puede confundir fácilmente con el uso más habitual de la palabra «renta» para designar el cobro de una cantidad en concepto de alquiler a cambio del uso temporal de un apartamento o un terreno. Para evitar esta confusión, cuando hablemos de renta económica, haremos énfasis en la palabra «económica». Recuerde: una renta económica es algo que le gustaría conseguir, no algo que tiene que pagar.

opción de reserva
La siguiente mejor alternativa que tiene una persona de entre todas las opciones existentes para una transacción particular. Ver también precio de reserva.

La acción alternativa (acción B), la que tiene el siguiente beneficio neto más grande, es comúnmente conocida como la «siguiente mejor alternativa», su «posición de reserva» o el término que usaremos: la opción de reserva. Usted está «en reserva» en caso de que no elija A. O si está disfrutando de A, pero luego alguien le prohíbe seguir haciéndolo; su opción de reserva es su plan B. Esta es la razón por la que también se conoce como «opción colchón o de último recurso».

La renta económica nos proporcionan una regla de decisión simple:

Esta regla de decisión es la que subyace a nuestra explicación de porqué una empresa puede decidir innovar cambiando de una tecnología a otra. Comenzamos la siguiente sección comparando tecnologías.

Pregunta 2.2 Escoja la(s) respuesta(s) correcta(s)

¿Cuál de las siguientes es una renta económica?

  • La cantidad que percibe un propietario por ceder el uso de un apartamento de su propiedad a otra persona.
  • La cantidad que recibe un propietario por ceder el uso de un terreno de su propiedad a otra persona.
  • Las ganancias extra que un innovador exitoso consigue al crear un nuevo producto y lanzarlo al mercado antes que sus competidores.
  • Las ganancias extra que una empresa obtiene cuando duplica su tamaño y no hay cambios en los costos ni en el precio unitario de su producto.
  • Esta es la renta que se usa en el lenguaje cotidiano. La renta económica es algo que le gustaría obtener y no algo que deba pagar.
  • Una renta económica es lo que usted gana por encima de la siguiente mejor alternativa, que en este caso pueden ser las ganancias adicionales en comparación con ceder el uso de un terreno de su propiedad a otra persona a la misma tasa.
  • Esta forma particular de renta económica se llama renta de innovación, donde las ganancias que se obtienen son mayores a las ofrecidas por la siguiente mejor alternativa, debido a la adopción de nuevas tecnologías.
  • Este sería el beneficio normal que puede obtener a cambio del trabajo duro. Una renta económica es lo que gana por encima de la siguiente mejor opción, por ejemplo, trabajar muy duro en otro trabajo.

2.4 Crear un modelo para una economía dinámica: tecnología y costos

Intentaremos ahora aplicar las ideas sobre creación de modelos para explicar el progreso tecnológico. Para ello consideraremos:

  1. ¿Qué es una tecnología?
  2. ¿Cómo evalúa una empresa el costo de diferentes tecnologías?

¿Qué es una tecnología?

Supongamos que le pedimos a un ingeniero que indique las tecnologías disponibles para producir 100 metros de paño, siendo los insumos el trabajo (número de trabajadores, asumiendo que cada trabajador emplea un día laboral estándar, digamos ocho horas) y la energía (toneladas de carbón). Su respuesta puede representarse en el diagrama y tabla de la figura 2.3. Los cinco puntos (A-E) que aparecen en la tabla representan cinco tecnologías diferentes. Por ejemplo, la tecnología E utiliza diez trabajadores y una tonelada de carbón para producir 100 metros de paño.

Siga los pasos de la figura 2.3 para entender las cinco tecnologías.

Tecnología Número de trabajadores Carbón requerido (toneladas)
A 1 6
B 4 2
C 3 7
D 5 5
E 10 1

Diferentes tecnologías para producir 100 metros de paño.

Figura 2.3 Diferentes tecnologías para producir 100 metros de paño.

Tecnología Número de trabajadores Carbón requerido (toneladas)
A 1 6
B 4 2
C 3 7
D 5 5
E 10 1

Comparación de cinco tecnologías para producir 100 metros de paño

La tabla describe cinco tecnologías a las que nos referiremos en el resto de la sección. Estas tecnologías emplean diferentes cantidades de trabajadores y carbón como insumos para producir 100 metros de paño.

Figura 2.3a La tabla describe cinco tecnologías a las que nos referiremos en el resto de la sección. Estas tecnologías emplean diferentes cantidades de trabajadores y carbón como insumos para producir 100 metros de paño.

Tecnología Número de trabajadores Carbón requerido (toneladas)
A 1 6
B 4 2
C 3 7
D 5 5
E 10 1

Tecnología A: intensiva en energía

La tecnología A es la tecnología más intensiva en energía, pues emplea un trabajador y 6 toneladas de carbón.

Figura 2.3b La tecnología A es la tecnología más intensiva en energía, pues emplea un trabajador y 6 toneladas de carbón.

Tecnología Número de trabajadores Carbón requerido (toneladas)
A 1 6
B 4 2
C 3 7
D 5 5
E 10 1

Tecnología B

La tecnología B emplea 4 trabajadores y 2 toneladas de carbón: es más intensiva en trabajo que la tecnología A.

Figura 2.3c La tecnología B emplea 4 trabajadores y 2 toneladas de carbón: es más intensiva en trabajo que la tecnología A.

Tecnología Número de trabajadores Carbón requerido (toneladas)
A 1 6
B 4 2
C 3 7
D 5 5
E 10 1

Tecnología C

La tecnología C emplea 3 trabajadores y 7 toneladas de carbón.

Figura 2.3d La tecnología C emplea 3 trabajadores y 7 toneladas de carbón.

Tecnología Número de trabajadores Carbón requerido (toneladas)
A 1 6
B 4 2
C 3 7
D 5 5
E 10 1

Tecnología D

La tecnología D emplea 5 trabajadores y 5 toneladas de carbón.

Figura 2.3e La tecnología D emplea 5 trabajadores y 5 toneladas de carbón.

Tecnología Número de trabajadores Carbón requerido (toneladas)
A 1 6
B 4 2
C 3 7
D 5 5
E 10 1

Tecnología E: Intensiva en trabajo

Finalmente, la tecnología E emplea 10 trabajadores y 1 tonelada de carbón. Esta es la más intensiva en trabajo de las cinco tecnologías.

Figura 2.3f Finalmente, la tecnología E emplea 10 trabajadores y 1 tonelada de carbón. Esta es la más intensiva en trabajo de las cinco tecnologías.

Describimos la tecnología E como intensiva en trabajo y la tecnología A como intensiva en energía. Si una economía que usaba la tecnología E se cambia a la tecnología A o B, diríamos que ha adoptado una tecnología que ahorra trabajo, porque la cantidad de trabajo que se usa para producir cien metros de paño con esas dos tecnologías es menor que la utilizada con la tecnología E. Esto fue lo que ocurrió durante la Revolución Industrial.

dominado/a
Describimos un resultado de esta manera si se puede conseguir más de algo que se valora positivamente sin tener que contentarse con menos de algo más que también se valora positivamente. En resumen: un resultado recibe el calificativo de dominado si hay una alternativa en la que todos ganarían.

¿Qué tecnología elegirá la empresa? El primer paso es descartar las tecnologías que son obviamente inferiores. Empezamos en la figura 2.4 con la tecnología A y buscamos aquellas alternativas tecnológicas que utilicen al menos la misma cantidad de trabajo y carbón. La tecnología C es inferior a la A: para producir 100 metros de paño emplea más trabajadores (tres en vez de uno) y más carbón (siete toneladas en vez de seis). Así pues, decimos que la tecnología C está dominada por la tecnología A: si asumimos que todos los insumos deben ser pagados, ninguna empresa utilizará la tecnología C estando disponible la tecnología A. Los pasos de la figura 2.4 le muestran cómo se puede verificar qué tecnologías están dominadas y cuáles son dominantes.

La tecnología A domina a la C; la tecnología B domina a la D.

Figura 2.4 La tecnología A domina a la C; la tecnología B domina a la D.

¿Qué tecnologías dominan a las demás?

Representamos las cinco tecnologías para producir 100 metros de paño con los puntos A, B, C, D y E. Podemos usar esta gráfica para mostrar qué tecnologías dominan a las demás.

Figura 2.4a Representamos las cinco tecnologías para producir 100 metros de paño con los puntos A, B, C, D y E. Podemos usar esta gráfica para mostrar qué tecnologías dominan a las demás.

A domina a C

Claramente, la tecnología A domina a la tecnología C: la misma cantidad de paño puede producirse usando A con menos insumos de trabajo y energía. Esto significa que, siempre que A esté disponible, nunca debería usarse C.

Figura 2.4b Claramente, la tecnología A domina a la tecnología C: la misma cantidad de paño puede producirse usando A con menos insumos de trabajo y energía. Esto significa que, siempre que A esté disponible, nunca debería usarse C.

B domina a D

La tecnología B domina a la tecnología D: la misma cantidad de paño puede producirse usando B con menos insumos de trabajo y energía. Nótese que B dominaría a cualquier otra tecnología que se encuentre en el área sombreada por encima y a la derecha del punto B.

Figura 2.4c La tecnología B domina a la tecnología D: la misma cantidad de paño puede producirse usando B con menos insumos de trabajo y energía. Nótese que B dominaría a cualquier otra tecnología que se encuentre en el área sombreada por encima y a la derecha del punto B.

E no domina

La tecnología A domina a C; la tecnología B domina a D. La tecnología E no domina a ninguna de las otras tecnologías disponibles. Sabemos esto porque ninguna de las otras cuatro tecnologías está en el área por encima y a la derecha de E.

Figura 2.4d La tecnología A domina a C; la tecnología B domina a D. La tecnología E no domina a ninguna de las otras tecnologías disponibles. Sabemos esto porque ninguna de las otras cuatro tecnologías está en el área por encima y a la derecha de E.

Usando solamente la información de ingeniería sobre los insumos, hemos reducido la elección: nunca se escogerían las tecnologías C o D. Pero, ¿cómo elegirá la empresa entre A, B y E? Esto requiere adoptar un determinado supuesto sobre qué es lo que la empresa está tratando de hacer. Asumimos que su objetivo es obtener la mayor cantidad de beneficio posible, lo que significa producir tela al menor costo posible.

Para tomar una decisión acerca de la tecnología, también se requiere información económica sobre los precios relativos: el costo de contratar a un trabajador y de la compra de una tonelada de carbón. Por intuición, ya se ve que la tecnología intensiva en trabajo E sería la elegida si el trabajo fuese muy barato en relación con el costo de carbón; la tecnología A, intensiva en energía, sería preferible en caso de que el carbón fuera relativamente barato. Un modelo económico nos ayuda a ser más precisos.

¿Cómo evalúa una empresa el costo de producción que implica el uso de diferentes tecnologías?

La empresa puede calcular el costo de cualquier combinación de insumos que decida usar multiplicando el número de trabajadores por el salario y las toneladas de carbón por el precio del carbón. Usamos el símbolo w para el salario, L para el número de trabajadores, p para el precio del carbón y R para las toneladas de carbón:

isocosto
Línea que representa todas las combinaciones que cuestan una cantidad total determinada.

Suponga que el salario es de £10 y que el precio del carbón es de £20 por tonelada. En la tabla de la figura 2.5 hemos calculado el costo de producir 100 metros de paño empleando dos trabajadores y 3 T de carbón, lo que cuesta £80. Este costo corresponde a la combinación P1 en el diagrama. Si la empresa decidiera emplear más trabajadores –por ejemplo seis–, pero reducir el uso de carbón a 1 T (punto P2), esa opción también costaría £80. Siga los pasos de la figura 2.5 para ver cómo construimos las líneas de isocosto para comparar los costos de todas las combinaciones posibles de insumos.

Líneas de isocosto cuando el salario es de £10 y el precio del carbón es de £20.

Figura 2.5 Líneas de isocosto cuando el salario es de £10 y el precio del carbón es de £20.

El costo total en P1

El costo total de emplear a 2 trabajadores con 3 toneladas de carbón es (2 × 10) + (3 × 20) = £80.

Figura 2.5a El costo total de emplear a 2 trabajadores con 3 toneladas de carbón es (2 × 10) + (3 × 20) = £80.

P2 también cuesta £80

Si el número de trabajadores se incrementa a 6, lo que supone un costo de £60, y el insumo de carbón se reduce a 1 tonelada, el costo total será de £80.

Figura 2.5b Si el número de trabajadores se incrementa a 6, lo que supone un costo de £60, y el insumo de carbón se reduce a 1 tonelada, el costo total será de £80.

La línea de isocosto para £80

La línea recta que pasa por P1 y P2 conecta todos los puntos donde el costo total es de £80. Llamamos a esta una línea de isocosto: iso es la palabra griega para «mismo». Al dibujar la línea, podemos simplificar asumiendo que se pueden comprar fracciones de trabajadores y carbón.

Figura 2.5c La línea recta que pasa por P1 y P2 conecta todos los puntos donde el costo total es de £80. Llamamos a esta una línea de isocosto: iso es la palabra griega para «mismo». A la hora de dibujar la línea, podemos simplificar asumiendo que se pueden comprar fracciones de trabajadores y carbón.

Una línea de isocosto superior

En el punto Q1 (3 trabajadores, 6 toneladas de carbón) el costo total es de £150. Para encontrar la línea de isocosto de £150, se busca otro punto que cueste £150: si se emplea a 2 traba­jadores más, el insumo de carbón debe reducirse a 1 tonelada para mantener el costo en £150. Este es el punto Q2.

Figura 2.5d En el punto Q1 (3 trabajadores, 6 toneladas de carbón) el costo total es de £150. Para encontrar la línea de isocosto de £150, se busca otro punto que cueste £150: si se emplea a 2 trabajadores más, el insumo de carbón debe reducirse a 1 tonelada para mantener el costo en £150. Este es el punto Q2.

Más líneas de isocosto

Podríamos dibujar líneas de isocosto a través de cualquier otro conjunto de puntos en el diagrama. Si los precios de los insumos son fijos, las líneas de isocosto son paralelas. Una forma sencilla de dibujar cualquier línea es encontrar los extremos: por ejemplo, la línea de £80 une los puntos J (4 toneladas de carbón y ningún trabajador) y H (8 trabajadores y nada de carbón).

Figura 2.5e Podríamos dibujar líneas de isocosto a través de cualquier otro conjunto de puntos en el diagrama. Si los precios de los insumos son fijos, las líneas de isocosto son paralelas. Una forma simple de dibujar cualquier línea es encontrar los extremos: por ejemplo, la línea de £80 une los puntos J (4 toneladas de carbón y ningún trabajador) y H (8 trabajadores y nada de carbón).

La pendiente de toda línea de isocosto es: −(w/p)

La pendiente de las líneas de isocosto es negativa (están inclinadas hacia abajo). En este caso, la pendiente es −0,5, porque en cada punto, si se contratara un trabajador adicional, que costaría £10, y se redujera la cantidad de carbón en 0,5 toneladas, con lo que se ahorraría £10, el costo total no cambiaría. La pendiente es igual a –(w/p), el salario dividido por el precio del carbón.

Figura 2.5f La pendiente de las líneas de isocosto es negativa (están inclinadas hacia abajo). En este caso, la pendiente es −0,5, porque en cada punto, si contratara un trabajador adicional, que costaría £10, y redujera la cantidad de carbón en 0,5 toneladas, con lo que ahorraría £10, el costo total no cambiaría. La pendiente es igual a –(w/p), el salario dividido por el precio del carbón.

Los puntos por encima de una línea de isocosto cuestan más

Si consideramos una línea de isocosto –la de £80–, podemos ver que todos los puntos que quedan por encima de la línea cuestan más de £80, y todos los puntos por debajo cuestan menos.

Figura 2.5g Si consideramos una línea de isocosto –la de £80–, podemos ver que todos los puntos que quedan por encima de la línea cuestan más de £80, y todos los puntos por debajo cuestan menos.

Las líneas de isocosto conectan todas las combinaciones de trabajadores y carbón que cuestan la misma cantidad de dinero. Las podemos usar para comparar los costos de las tres tecnologías que aún son relevantes para la decisión (esto es, que no son dominadas): A, B y E.

La tabla de la figura 2.6 muestra el costo de producir 100 m de paño con cada una de esas tres tecnologías si el salario es de £10 y el precio del carbón es de £20. Claramente, la tecnología B permite a la empresa producir tela a un costo más bajo.

En el diagrama hemos dibujado la línea de isocosto que pasa por el punto que representa a la tecnología B. Esto nos muestra de inmediato que, con esos precios para los insumos (recuerde que el salario es el «precio» del trabajo), las otras dos tecnologías son más costosas.

Tecnología Número de trabajadores Carbón requerido (toneladas) Costo (£)
B 4 2 80
A 1 6 130
E 10 1 120

Salario £10, costo del carbón por tonelada £20

El costo de usar diferentes tecnologías para producir 100 metros de paño: bajo costo relativo del trabajo.

Figura 2.6 El costo de usar diferentes tecnologías para producir 100 metros de paño: bajo costo relativo del trabajo.

Podemos ver en la figura 2.6 que B es la tecnología menos costosa cuando w = 10 y p = 20. Las otras tecnologías disponibles no serán escogidas a esos precios para los insumos. Fíjese en que lo que importa es el precio relativo y no los precios absolutos: si ambos precios se duplicaran, el diagrama tendría un aspecto casi igual: la línea de isocosto que pasa por B tendría la misma pendiente, aunque el costo sería £160.

Ahora podemos representar las líneas de isocosto para cualquier salario w y cualquier precio p por medio de una ecuación. Para hacer esto, escribimos la fórmula de c, el costo de producción:

Esto es:

Esta es una forma de escribir la ecuación de la línea de isocosto para cualquier valor de c.

Para dibujar la línea de isocosto, puede resultar útil expresarla de la siguiente forma:

donde a, que es una constante, representa la intersección con el eje vertical, y b, la pendiente de la línea. En nuestro modelo, las toneladas de carbón, R, están sobre el eje vertical; el número de trabajadores, L, está sobre el eje horizontal. Podemos ver que la pendiente de la línea es el salario relativo al precio del carbón, −(w/p). La línea de isocosto tiene una inclinación descendiente, es decir, la pendiente de la ecuación −(w/p) es negativa.

La ecuación:

puede expresarse como:

y reordenada como:

Por tanto, cuando w = 10 y p = 20, la línea de isocosto para c = 80 corta al eje vertical en 80/20 = 4 y tiene una pendiente negativa de –(w/p) = –1/2. Esta pendiente es el precio relativo del trabajo.

Ejercicio 2.3 Líneas de isocosto

Suponga que el salario es de £10, pero el precio del carbón es de tan solo £5.

  1. ¿Cuál es el precio relativo del trabajo?
  2. Usando el método descrito en el texto, escriba la ecuación de la línea de isocosto para c = £60, y luego reescríbala en la forma estándar y = a + bx.
  3. Escriba las ecuaciones para las líneas de isocosto de £30 y £90, también en la forma estándar. Luego dibuje las tres líneas en un diagrama. ¿Cómo queda este conjunto de líneas de isocosto para estos precios de insumos, en comparación con las líneas para w = 10 y p = 20?

2.5 Crear un modelo para una economía dinámica: innovación y beneficio

Hemos visto que cuando el salario es de £10 y el precio del carbón es de £20, la tecnología B resulta ser la de menor costo.

Cualquier cambio en el precio relativo de estos dos insumos cambiará la pendiente de las líneas de isocosto. Si observamos las posiciones de las tres tecnologías en la figura 2.7, podemos imaginar que la línea de isocosto se vuelve lo suficientemente empinada (si el salario aumenta con relación al costo del carbón), B dejará de ser la tecnología más económica y, por tanto, la empresa se cambiará a la tecnología A. Esto fue lo que ocurrió en Inglaterra en el siglo XVIII.

Analicemos cómo una variación en los precios relativos puede provocar un cambio así. Supongamos que el precio del carbón se reduce hasta £5, mientras que el salario se mantiene en £10.

Si miramos la tabla de la figura 2.7, veremos que con los nuevos precios la tecnología A es la que le permite a la empresa producir 100 m de tela al mínimo costo. El hecho de que el carbón sea más barato, hace que todos los métodos de producción experimenten una reducción de costos, pero es la tecnología intensiva en energía la que se convierte en la más barata.

Tecnología Número de trabajadores Carbón requerido (toneladas) Costo (£)
B 4 2 50
A 1 6 40
E 10 1 105

Salario £10, costo del carbón por tonelada £5

El costo de usar tecnologías diferentes para producir 100 metros de paño: alto costo relativo del trabajo.

Figura 2.7 El costo de usar tecnologías diferentes para producir 100 metros de paño: alto costo relativo del trabajo.

Tecnología Número de trabajadores Carbón requerido (toneladas) Costo (£)
B 4 2 50
A 1 6 40
E 10 1 105

Salario £10, costo del carbón por tonelada £5

La tecnología A cuesta lo mínimo cuando el carbón está relativamente barato

Cuando el salario es de £10 y el precio del carbón es de £5, la tabla muestra que la tecnología A, que es más intensiva en energía que las otras, puede producir 100 metros de paño a un costo menor que B o E.

Figura 2.7a Cuando el salario es de £10 y el precio del carbón es de £5, la tabla muestra que la tecnología A, que es más intensiva en energía que las otras, puede producir 100 metros de paño a un costo menor que B o E.

Tecnología Número de trabajadores Carbón requerido (toneladas) Costo (£)
B 4 2 50
A 1 6 40
E 10 1 105

Salario £10, costo del carbón por tonelada £5

La curva de isocosto de £40 cuando w = 10 y p = 5

La tecnología A está en la línea de isocosto FG. En cualquier punto en esta línea el costo total de los insumos es de £40. Las tecnologías B y E están por encima de esta línea, ya que sus costos son mayores.

Figura 2.7b La tecnología A está en la línea de isocosto FG. En cualquier punto en esta línea el costo total de los insumos es de £40. Las tecnologías B y E están por encima de esta línea, ya que sus costos son mayores.

Tecnología Número de trabajadores Carbón requerido (toneladas) Costo (£)
B 4 2 50
A 1 6 40
E 10 1 105

Salario £10, costo del carbón por tonelada £5

Pendiente de la línea de isocosto

La pendiente de la línea de isocosto puede encontrarse calculando el precio relativo del trabajo, que es igual a −(10/5) = −2. Si se gastara £10 adicionales en trabajo al contratar un trabajador adicional, se podría reducir el carbón en 2 toneladas y mantener el costo total en £40.

Figura 2.7c La pendiente de la línea de isocosto puede encontrarse calculando el precio relativo del trabajo, que es igual a −(10/5) = −2. Si gastara £10 adicionales en trabajo al contratar un trabajador adicional, podría reducir el carbón en 2 toneladas y mantener el costo total en £40.

Recuerde que para dibujar la línea de isocosto que pasa por cualquier punto, por ejemplo A, debemos calcular el costo en A (£40) y luego buscar otros puntos con el mismo costo. La forma más fácil es encontrar los puntos extremos F y G. Por ejemplo, si no se usara carbón, se podrían contratar cuatro trabajadores por £40. Este es el punto F.

Puede ver en la figura 2.7 que, con los nuevos precios relativos, la tecnología A se sitúa sobre la línea de isocosto de £40 y que las otras dos tecnologías disponibles están por encima, con lo cual no resultarán escogidas siempre que la tecnología A esté disponible.

¿Cómo aumentan los beneficios de una empresa, dada una innovación que reduce costos?

El siguiente paso consiste en calcular las ganancias de la primera empresa que adopte la tecnología de menor costo (A) cuando suba el precio del trabajo con relación al del carbón. Al igual que sus competidores, en un primer momento, la empresa usa la tecnología B y así minimiza sus costos, tal y como se muestra en la figura 2.8 con la línea discontinua de isocosto que pasa por B (puntos extremos H y J).

Cuando cambian los precios relativos, la nueva línea de isocosto que pasa por la tecnología B es más empinada y el costo de producción sube a £50. Al cambiarse a la tecnología A (que es más intensiva en energía y menos intensiva en trabajo), la empresa logra reducir el costo de producir 100 m de paño a £40. Siga los pasos de la figura 2.8 para ver cómo cambian las líneas de isocosto con los nuevos precios relativos.

Tecnología Número de trabajadores Carbón requerido (toneladas) Costo (£)
Salario £10, Costo del carbón por tonelada £20
B 4 2 80
Salario £10, Costo del carbón por tonelada £5
B 4 2 50
A 1 6 40

Costo de usar diferentes tecnologías para producir 100 metros de paño.

Figura 2.8 Costo de usar diferentes tecnologías para producir 100 metros de paño.

Tecnología Número de trabajadores Carbón requerido (toneladas) Costo (£)
Salario £10, Costo del carbón por tonelada £20
B 4 2 80

Con el precio relativo original, B es la tecnología menos costosa

Cuando el salario es de £10 y el precio del carbón está relativamente alto en £20, el costo de producir 100 metros de paño usando la tecnología B queda en £80: escoger la tecnología B coloca a la empresa en la curva de isocosto HJ.

Figura 2.8a Cuando el salario es de £10 y el precio del carbón está relativamente alto en £20, el costo de producir 100 metros de paño usando la tecnología B queda en £80: escoger la tecnología B coloca a la empresa en la curva de isocosto HJ.

Tecnología Número de trabajadores Carbón requerido (toneladas) Costo (£)
Salario £10, costo del carbón por tonelada £20
B 4 2 80
Salario £10, costo del carbón por tonelada £5
B 4 2 50
A 1 6 40

El precio del carbón cae a £5

Si el precio del carbón cae en términos relativos respecto del salario, como se muestra en la curva de isocosto FG, entonces usar la tecnología A, que es más intensiva en energía que B, cuesta £40. En la tabla podemos ver que, con estos precios relativos, A es ahora la tecnología menos costosa.

Figura 2.8b Si el precio del carbón cae en términos relativos respecto del salario, como se muestra en la curva de isocosto FG, entonces usar la tecnología A, que es más intensiva en energía que B, cuesta £40. En la tabla podemos ver que, con estos precios relativos, A es ahora la tecnología menos costosa.

Tecnología Número de trabajadores Carbón requerido (toneladas) Costo (£)
Salario £10, costo del carbón por tonelada £20
B 4 2 80
Salario £10, costo del carbón por tonelada £5
B 4 2 50
A 1 6 40

Ahora B cuesta más que A

Con los nuevos precios relativos, la tecnología B está en la línea de isocosto MN, donde el costo es de £50. Cambiar a la tecnología A será menos costoso.

Figura 2.8c Con los nuevos precios relativos, la tecnología B está en la línea de isocosto MN, donde el costo es de £50. Cambiar a la tecnología A será menos costoso.

Los beneficios de la empresa son los ingresos que esta obtiene por la venta de sus productos menos sus costos.

Cualquiera que sea la tecnología que se use (tanto la antigua como la nueva), se deben pagar los mismos precios por el trabajo y el carbón y, además, se recibirá el mismo precio por vender los 100 m de paño. El cambio en el beneficio es, por tanto, igual a la reducción de costos asociada a la adopción de la nueva tecnología, con lo cual el beneficio por la venta de los 100 m de paño aumenta en £10:

En este caso, la renta económica para la empresa que se cambie de B a A será de £10 por los 100 m de paño, lo que corresponde a la reducción de costos que hace posible la nueva tecnología. La regla de decisión (si la renta económica es positiva, ¡hágalo!) indica a la empresa que debe innovar.

emprendedor
Persona que crea o es un adoptador temprano de tecnologías, formas organizativas y otras oportunidades nuevas.

En nuestro ejemplo, la tecnología A se encontraba disponible, pero sin usar hasta que la primera empresa en adoptarla reaccionó al incentivo creado por el aumento en el precio relativo del trabajo. Por lo general, al primero en adoptar las tecnologías lo llamamos emprendedor. Cuando describimos a una persona o empresa como «emprendedora», lo habitual es que nos estemos refiriendo a su disponibilidad para probar nuevas tecnologías y poner en marcha nuevos negocios.

El economista Joseph Schumpeter (véase más adelante) hizo de la adopción de cambios tecnológicos por parte de los emprendedores una pieza central de su explicación del dinamismo del capitalismo. Esta es la razón por la cual las rentas de innovación son comúnmente llamadas rentas schumpeterianas.

Las rentas de innovación no duran para siempre. Otras empresas, al notar que los emprendedores están consiguiendo rentas económicas, aplicarán también la nueva tecnología. Ellos también verán reducidos sus costos y sus beneficios se incrementarán.

destrucción creativa
Nombre que asigna Joseph Schumpeter al proceso por el cual las tecnologías antiguas y las empresas que no se adaptan se ven relegadas por las nuevas por no poder competir en el mercado. Desde su punto de vista, el fracaso de una firma improductiva es creativo porque libera trabajo y bienes de capital para su uso en nuevas combinaciones.

En este caso, con mayores beneficios por cada 100 metros de paño, las empresas con menores costos prosperarán e incrementarán su producción de paño. En la medida en que más empresas apliquen la nueva tecnología, la oferta de paño en el mercado se incrementará y su precio comenzará a caer. Este proceso continuará hasta que todos estén utilizando la nueva tecnología, momento en que los precios de venta habrán caído hasta el punto en que ya nadie gane rentas de innovación. Las empresas que se quedaron con la antigua tecnología B, serán incapaces de cubrir sus costos al ser el nuevo precio de venta del paño más bajo y, por lo tanto, quebrarán. Joseph Schumpeter llamó a este proceso destrucción creativa.

Pregunta 2.3 Escoja la(s) respuesta(s) correcta(s)

La figura 2.3 muestra diferentes tecnologías para producir 100 metros de paño.

Con base en el gráfico, ¿qué se puede concluir?

  • La tecnología D es más intensiva en energía que la tecnología C.
  • La tecnología B domina a la tecnología D.
  • La tecnología A es la que minimiza el costo para todos los precios de carbón y todos los niveles salariales.
  • La tecnología C puede en ocasiones ser una tecnología menos costosa que la A.
  • La tecnología D usa más trabajadores y menos carbón; por lo tanto, es más intensiva en trabajo que C.
  • La tecnología B usa menos trabajadores y menos toneladas de carbón que la tecnología D para producir la misma cantidad de paño, así que domina a D.
  • La tecnología A sería más costosa que B, D o E si el precio del carbón fuera mucho más alto que el nivel de salarios.
  • La tecnología C está dominada por A ya que usa más trabajadores y más carbón que A. Por lo tanto, nunca podría ser una tecnología más barata que A.

Pregunta 2.4 Escoja la(s) respuesta(s) correcta(s)

Analice las tres líneas de isocosto de la figura 2.8.

Con base en esta información, ¿qué puede concluir?

  • Cuando el salario es de £10 y el precio del carbón es de £5, la combinación de insumos en el punto N es más costosa que los insumos en el punto B.
  • Las líneas de isocosto MN y FG representan la misma razón de precios (salario/precio del carbón), pero diferentes costos totales de producción.
  • La línea de isocosto HJ representa una razón salario/precio del carbón mayor que la línea de isocosto FG.
  • La línea de isocosto HJ representa todos los puntos que pueden producir 100 metros de paño a una razón de precios en particular.
  • Con estos precios, N y B están en la misma línea de isocosto. Estas dos combinaciones de insumos cuestan lo mismo.
  • La tasa de precios es igual a la pendiente de un isocosto; ya que los isocostos MN y FG tienen la misma pendiente, podemos inferir que estas representan la misma relación de precios. MN es mayor que FG, así que representa costos totales mayores.
  • El isocosto FG tiene una pendiente de -2 (remplazar dos toneladas de carbón con un trabajador deja idéntico el costo total de producción), mientras que el isocosto HJ tiene pendiente -0,5 (remplazar una tonelada de carbón con dos trabajadores deja el costo total idéntico). Esto significa que el trabajo es relativamente más barato a lo largo de HJ, o que el isocosto HJ tiene una menor tasa de salario/precio del carbón.
  • Un isocosto representa todas las combinaciones de trabajadores y toneladas de carbón para las cuales el costo total de producción es el mismo. A lo largo del isocosto HJ sabemos que en el punto B (4 trabajadores y 2 toneladas de carbón) la tecnología puede producir 100 metros de paño. Si una tecnología estuviera disponible para producir en otro punto de la línea, no necesariamente produciría 100 metros de paño.

Grandes Economistas Joseph Schumpeter

Joseph Schumpeter Joseph Schumpeter (1883-1950) desarrolló uno de los conceptos más importantes de la economía moderna: la destrucción creativa.

Schumpeter trajo a la economía la idea de que el emprendedor es el actor principal en el sistema económico capitalista. El emprendedor es el agente de cambio que introduce nuevos productos y métodos de producción, y abre nuevos mercados. Los imitadores lo siguen y la innovación se difunde a través de la economía. Un nuevo emprendedor y una nueva innovación provocarán el siguiente auge económico.

Para Schumpeter, la destrucción creativa era un aspecto esencial del capitalismo: las antiguas tecnologías y las empresas que no se adaptan se ven desplazadas por las nuevas porque aquellas no pueden competir en el mercado, vendiendo bienes a precios que cubran sus costos de producción. La caída de las empresas poco productivas libera trabajo y capital para dedicarlos a nuevas combinaciones.

economía evolutiva
Enfoque que estudia el proceso del cambio económico, incluyendo la innovación tecnológica, la difusión de nuevas normas sociales y el surgimiento de instituciones.

Este proceso descentralizado genera una mejora continua en la productividad, lo que a su vez nos lleva a un mayor crecimiento, por lo que Schumpeter lo calificó como virtuoso.9 Tanto la destrucción de antiguas empresas como la creación de nuevas son procesos que llevan tiempo. La lentitud de este proceso crea auges y caídas en la economía. La rama del pensamiento económico, conocida como economía evolutiva, tiene claramente sus orígenes en el trabajo de Schumpeter (puede leer artículos sobre la materia en el Journal of Evolutionary Economics [Revista de economía evolutiva]), así como en la mayoría de los modelos económicos modernos que estudian el emprendimiento y la innovación. Lea sobre las ideas y opiniones de Schumpeter en sus propias palabras, consultando los ensayos sobre su trabajo.1011

Schumpeter nació en el Imperio Austrohúngaro pero emigró a Estados Unidos cuando los nazis ganaron las elecciones de 1932, lo que propició el advenimiento del Tercer Reich en 1933. Schumpeter también vivió la Primera Guerra Mundial y la depresión de 1930, y murió mientras escribía un ensayo titulado «La marcha hacia el socialismo», en el que recogía sus preocupaciones acerca del creciente papel del gobierno en la economía y la resultante «migración de los asuntos económicos de la gente de la esfera privada a la pública». Como joven catedrático, todavía en Austria, se batió y venció en duelo al bibliotecario de la universidad para garantizar que los estudiantes tuvieran acceso a los libros. También contaba que en su juventud tenía tres ambiciones para su vida: convertirse en el mejor economista del mundo, el mejor amante del mundo y el mejor jinete del mundo, y añadió que solo el declive de la caballería le había impedido tener éxito en las tres.

2.6 La Revolución Industrial británica y los incentivos a las nuevas tecnologías

Antes de la Revolución Industrial, el hilado, el tejido y la confección de ropa para el hogar eran actividades que demandaban tiempo para la mayoría de las mujeres. Las solteras eran conocidas en inglés como spinsters (hiladoras) justamente porque el hilado (spinning) era una de sus principales ocupaciones.

Eve Fisher, una historiadora, calculó que, en esa época, elaborar una camisa requería 500 horas de hilado, y 579 horas de trabajo en total y habría costado 4197,25 dólares si calculamos su costo de producción con base en el salario mínimo estadounidense actual.

¿Cuál fue el efecto de invenciones como la máquina hiladora Jenny? La primera hiladora Jenny tenía ocho husos, con lo que una máquina operada por una sola persona remplazaba a ocho hilanderas que trabajaban con sendas ruecas. Hacia fines del siglo XIX, una sola hiladora (también conocida como spinning-mule o mula de hilar), operada por un pequeño número de personas, podía remplazar a más de 1000 hilanderas. Estas máquinas no dependían de la energía humana, sino que eran accionadas por molinos de agua y posteriormente por motores a vapor alimentados con carbón. La figura 2.9 resume estos cambios que tuvieron lugar durante la Revolución Industrial.

Tecnología antigua Tecnología nueva
Muchos trabajadores Pocos trabajadores
Poca maquinaria (rueca) Muchos bienes de capital (mulas de hilado, instalaciones fabriles, ruedas hidráulicas o motores a vapor)
 … que requiere solo energía humana  … que requiere energía (carbón)
Intensiva en trabajo Ahorradora en trabajo
Ahorradora en capital Intensiva en capital
Ahorradora en energía Intensiva en energía

El cambio en la tecnología del hilado durante la Revolución Industrial.

Figura 2.9 El cambio en la tecnología del hilado durante la Revolución Industrial.

El modelo de la sección anterior ofrece una hipótesis (explicación potencial) acerca de porqué se animaría alguien a inventar una tecnología y por qué iba nadie a querer usarla. En este modelo, los productores de paño elegían entre distintas tecnologías en las que se utilizaban solo dos insumos: energía y trabajo. Esto es una simplificación pero permite destacar el papel de los cambios en los precios relativos de los insumos cuando elegimos una tecnología. Cuando el costo del trabajo se incrementó en términos relativos al costo de la energía, les surgió la oportunidad de obtener rentas de innovación cambiándose a una tecnología más intensiva en energía.

Esto es solo una hipótesis. ¿Fue lo que realmente ocurrió? Observar cómo los precios relativos diferían entre países y cómo estos cambiaron con el tiempo, nos puede ayudar a entender por qué las tecnologías de la Revolución Industrial se inventaron en Reino Unido antes que en otros países, y por qué en el siglo XVIII y no antes.

Salarios relativos al precio de la energía (principios del siglo XVIII).

Figura 2.10 Salarios relativos al precio de la energía (principios del siglo XVIII).

Página 140 de Robert C. Allen. 2008. The British Industrial Revolution in Global Perspective [La Revolución Industrial inglesa desde una perspectiva global]. Cambridge: Cambridge University Press.

La figura 2.10 muestra el precio del trabajo en relación con el precio de la energía en varias ciudades a principios del siglo XVIII, más concretamente, los salarios de los trabajadores de la construcción divididos por el precio de un millón de Unidades Térmicas Británicas (British Thermal Units o BTU), una unidad de energía equivalente a algo más de 1000 julios). En esta gráfica se puede ver que el trabajo era más costoso con respecto al precio de la energía en Inglaterra y los Países Bajos que en Francia (París y Estrasburgo), y mucho más que en China.

Los salarios eran altos en Inglaterra en relación con el costo de la energía, debido a que los salarios ingleses eran más altos que en otras partes y porque el carbón era más barato en una Inglaterra rica en este mineral que en cualquier otro país de la figura 2.10.

Salarios relacionados con el costo de los bienes de capital (finales del siglo XVI y comienzos del XIX).

Figura 2.11 Salarios relacionados con el costo de los bienes de capital (finales del siglo XVI y comienzos del XIX).

Página 138 de Robert C. Allen. 2008. The British Industrial Revolution in Global Perspective [La Revolución Industrial inglesa desde una perspectiva global]. Cambridge: Cambridge University Press.

La figura 2.11 muestra la tendencia del costo del trabajo en relación con el costo de los bienes de capital en Inglaterra y Francia desde finales del siglo XVI hasta principios del XIX. Lo que muestra esta gráfica son los salarios de los trabajadores de la construcción, divididos por el costo de usar bienes de capital. Este costo se calcula a partir de los precios del metal, la madera y el ladrillo, y el costo de endeudarse, y toma en cuenta la tasa a la que los bienes de capital se gastan o deprecian.

Como puede verse, los salarios relativos al costo de los bienes de capital eran más o menos iguales en Inglaterra y Francia a mediados del siglo XVII pero, a partir de ahí, en Inglaterra –y no en Francia– la mano de obra se fue haciendo cada vez más costosa en relación con los bienes de capital. En otras palabras, el incentivo a remplazar a los trabajadores por máquinas iba incrementando en esos tiempos en Inglaterra, a diferencia de en Francia. En el país galo, el incentivo a ahorrar trabajo a través de la innovación había sido más fuerte a fines del siglo XVI que 200 años más tarde, momento en el que la Revolución Industrial empezó a transformar Reino Unido.

Con el modelo de la sección anterior aprendimos que la tecnología elegida depende de los precios relativos de los insumos. Si combinamos las predicciones del modelo con los datos históricos, obtenemos una explicación para el momento y la ubicación de la Revolución Industrial:

Sin duda, también influyó el hecho de que Reino Unido fuera un país tan innovador donde había muchos trabajadores cualificados, ingenieros y fabricantes de maquinaria que podían construir las máquinas que los innovadores diseñaban.

Costo de usar diferentes tecnologías para producir 100 metros de paño en Reino Unido en los siglos XVII y XVIII.

Figura 2.12 Costo de usar diferentes tecnologías para producir 100 metros de paño en Reino Unido en los siglos XVII y XVIII.

La tecnología en el siglo XVII

En el siglo XVII, los precios relativos se muestran en la línea de isocosto HJ. Se usaba la tecnología B y, con estos precios relativos, no había incentivo a desarrollar una tecnología como A, situada por encima de la línea de isocosto HJ.

Figura 2.12a En el siglo XVII, los precios relativos se muestran en la línea de isocosto HJ. Se usaba la tecnología B y, con estos precios relativos, no había incentivo a desarrollar una tecnología como A, situada por encima de la línea de isocosto HJ.

Tecnología en el siglo XVIII

En el siglo XVIII, las líneas de isocosto como FG eran mucho más inclinadas porque el precio relativo del trabajo relativo al carbón era más alto. El costo relativo era suficientemente alto como para hacer que la tecnología A tuviera costos menores que la tecnología B.

Figura 2.12b En el siglo XVIII, las líneas de isocosto como FG eran mucho más inclinadas porque el precio relativo del trabajo relativo al carbón era más alto. El costo relativo era suficientemente alto como para hacer que la tecnología A tuviera costos menores que la tecnología B.

¿Por qué la tecnología A tiene menor costo?

Sabemos que cuando el precio relativo del trabajo es alto, la tecnología A es menos costosa porque la tecnología B se sitúa por encima de la línea de isocosto FG.

Figura 2.12c Sabemos que cuando el precio relativo del trabajo es alto, la tecnología A es menos costosa porque la tecnología B se sitúa por encima de la línea de isocosto FG.

Ejercicio 2.4 En Reino Unido y no en Francia

Vea nuestro vídeo en el que Bob Allen, historiador económico, explica su teoría sobre por qué la Revolución Industrial ocurrió cuándo y dónde.

  1. Resuma la propuesta de Allen utilizando el concepto de las rentas económicas. ¿Qué supuestos ceteris paribus está considerando?
  2. ¿Qué otros factores importantes podrían explicar el aumento de las tecnologías intensivas en energía en Reino Unido durante el siglo XVIII?

Inglaterra era un país de salarios altos, pero energía y bienes de capital relativamente baratos. Tiene sentido, por tanto, que las tecnologías de la Revolución Industrial –intensivas en energía y bienes de capital, y que permitían ahorrar trabajo– se adoptaran en este país en primer lugar y avanzaran luego con mayor velocidad allí que en el continente europeo, e incluso más rápidamente que en Asia.

¿Qué explica la eventual adopción de estas nuevas tecnologías en países como Francia, Alemania, y en última instancia, en China y la India? Nuestra respuesta es que el avance del progreso tecnológico lleva a que se desarrolle una tecnología nueva que logra dominar a la tecnología existente en uso. El progreso tecnológico implicaría que cada vez se utilizaran menores cantidades de insumos para producir los mismos 100 metros de paño. Podemos usar un modelo para ilustrar esto. En la figura 2.13, el progreso tecnológico conduce a la invención de una tecnología superior intensiva en energía que llamaremos A′. El análisis de la gráfica muestra que una vez que A′ está disponible, será la tecnología preferida tanto en los países que usan A como en los que usan B.

Costo de usar diferentes tecnologías para producir 100 metros de paño.

Figura 2.13 Costo de usar diferentes tecnologías para producir 100 metros de paño.

¿Intensiva en energía o en trabajo?

Cuando el precio relativo del trabajo es alto, se escoge la tecnología intensiva en energía, A. Cuando el precio relativo del trabajo es bajo, se escoge la tecnología intensiva en trabajo, B.

Figura 2.13a Cuando el precio relativo del trabajo es alto, se escoge la tecnología intensiva en energía A. Cuando el precio relativo del trabajo es bajo, se escoge la tecnología intensiva en trabajo, B.

Una mejora en la tecnología

Se producen mejoras en la tecnología de fabricación de paño, esto crea una nueva tecnología llamada A′. Esta tecnología usa solo la mitad de energía por trabajador para producir 100 metros de paño. La nueva tecnología domina a la tecnología A.

Figura 2.13b Se producen mejoras en la tecnología de fabricación de paño, esto crea una nueva tecnología llamada A′. Esta tecnología usa solo la mitad de energía por trabajador para producir 100 metros de paño. La nueva tecnología domina a la tecnología A.

A′ es la menos costosa

La tecnología A′ es más barata que ambas A y B tanto en países donde los salarios son relativamente altos (línea de isocosto FG) como en economías de salarios bajos y energía costosa (línea de isocosto HJ). La nueva tecnología, A′, que ahorra trabajo y energía, queda por debajo tanto de FG como de HJ, así que será adoptada en ambas economías.

Figura 2.13c La tecnología A′ es más barata que A y B, tanto en países donde los salarios son relativamente altos (línea de isocosto FG), como en economías de salarios bajos y energía costosa (línea de isocosto HJ). La nueva tecnología, A′, que ahorra trabajo y energía, queda por debajo tanto de FG como de HJ, así que será adoptada en ambas economías.

Un segundo factor que promovió la difusión a través del mundo de las nuevas tecnologías fue el aumento de los salarios y la caída de los costos de energía (debido, por ejemplo, a menores costos de transporte, lo que permitió a los países importar energía barata del exterior). Esto hizo que aumentara la pendiente de la línea de isocosto en los países pobres, generando nuevamente un incentivo para cambiarse a tecnologías que ahorraran trabajo.12

De cualquier forma, las nuevas tecnologías empezaron a difundirse y la divergencia en tecnologías y niveles de vida al final fue remplazada por su convergencia, al menos entre aquellos países en los que había comenzado la revolución capitalista.13

Sin embargo, en algunos países todavía hoy podemos observar el uso de tecnologías que en Reino Unido fueron remplazadas por otras durante la Revolución Industrial. El modelo predice que en estas situaciones el precio relativo del trabajo ha de ser muy bajo, haciendo que la línea de isocosto sea muy plana. Por lo tanto, la tecnología B de la figura 2.13 podría todavía ser la preferida, incluso estando disponible la tecnología A′, si la línea de isocosto es aún más plana que HJ, de manera que pase por el punto B, pero por debajo de A′.

Pregunta 2.5 Escoja la(s) respuesta(s) correcta(s)

Analice de nuevo la figura 2.12 que representa las líneas de isocosto para los siglos XVII y XVIII en Reino Unido.

¿Cuál de las siguientes afirmaciones es cierta?

  • La curva de isocosto más plana HJ de Reino Unido en el siglo XVII indica mayores salarios relativos al precio del carbón.
  • La subida de los salarios relativos al costo de energía en el siglo XVIII se representa con el desplazamiento hacia afuera de la línea de isocosto, desde HJ hasta la línea de isocosto paralela que atraviesa A.
  • Si el nivel de salarios hubiera caído junto con unos costos decrecientes de la energía (generados, por ejemplo, por transportes menos costosos), entonces seguro que en la Reino Unido del siglo XVIII se habría seguido utilizando la tecnología B.
  • La comparación entre la línea de isocosto FG y la línea de isocosto paralela que pasa por B sugiere que se generó una renta de innovación en la Reino Unido del siglo XVIII cuando las empresas cambiaron de la tecnología B a la A.
  • La pendiente de la línea de isocosto es el negativo de la relación entre el salario y el precio del carbón −(salario/precio del carbón). Una línea de isocosto más plana indica salarios relativos más bajos con relación al precio del carbón.
  • Un aumento en el nivel de los salarios relativo al costo de la energía conduciría a una línea de isocosto más inclinada.
  • Importa el precio relativo, no el absoluto. Si los salarios caen relativamente menos que los costos de la energía, tal que la relación entre el salario y el precio aún aumente, entonces la tecnología A puede ser la mejor opción.
  • La comparación entre estas dos líneas muestra que el costo de producción es menor en A que en B. Por lo tanto, las empresas que adoptan la tecnología A tienen una ganancia superior a la que obtuvieron con la otra alternativa: una renta de innovación.

Ejercicio 2.5 ¿Por qué la Revolución Industrial no ocurrió en Asia?

Lea la respuesta de David Landes a esta pregunta, y este resumen de investigación sobre la gran divergencia para debatir por qué la Revolución Industrial ocurrió en Europa en lugar de en Asia, y en Reino Unido en lugar de en la Europa continental.

  1. ¿Qué argumentos encuentra más persuasivos, y por qué?
  2. ¿Qué argumentos encuentra menos persuasivos, y por qué?

2.7 Economía maltusiana: productividad marginal decreciente del trabajo

La evidencia histórica respalda nuestro modelo sobre cómo los precios relativos y las rentas de innovación pueden ofrecer una explicación simple tanto del surgimiento como de la difusión geográfica de la revolución tecnológica permanente.14

Este modelo permite comprender la inflexión ascendente del palo de hockey. Sin embargo, explicar la parte plana del palo de hockey es otra historia que requiere un modelo diferente.

Malthus ofrece un modelo de la economía que predice un patrón de desarrollo económico consistente con la parte plana del palo de hockey del PIB per cápita de la figura 1.1a que vimos en el Capítulo 1. Su modelo introduce conceptos que se usan mucho en el ámbito de la Economía. Uno de estos conceptos, de gran importancia en la Economía, es la idea de que la productividad marginal de un factor de producción es decreciente.

Productividad marginal decreciente del trabajo

Para entender lo que esto significa, imagine una economía agrícola que produzca solo un bien: grano. Suponga que la producción de grano es muy sencilla, pues solo implica mano de obra agrícola que trabaje la tierra. En otras palabras, no tenga en cuenta el hecho de que la producción de alimentos, en la realidad, también requiere palas, cosechadoras, gallineros, elevadores de grano, silos y varios tipos de construcción y equipamiento.

El trabajo y la tierra (y los otros insumos que hemos dejado de lado por ahora) se denominan factores de producción porque son insumos dentro del proceso productivo. En el modelo de cambio tecnológico presentado más arriba, los factores de producción son energía y trabajo.

factores de producción
El trabajo, la maquinaria y el equipo (generalmente conocidos como capital), la tierra y otros insumos del proceso productivo.
productividad media
Producto total dividido por un insumo particular, por ejemplo, por trabajador (dividido por el número de trabajadores) o por trabajador por hora (producto total dividido por el número total de horas de trabajo empleadas).

Usaremos un supuesto ceteris paribus adicional para simplificar aún más. Asumiremos que la cantidad de tierra es fija y que esta tiene la misma calidad en cualquier parte. Suponga que la tierra se divide en 800 granjas, cada una trabajada por un solo agricultor. Cada granjero trabajará la misma cantidad de horas totales durante el año. Juntos, estos 800 agricultores producen un total de 500 000 kg de grano. La productividad media del trabajo de un agricultor es:

Función de producción

Esta describe la relación entre la cantidad de producto generado y las cantidades de insumos utilizadas para producirlo.

función de producción
Expresión gráfica o matemática que describe la cantidad de producto que puede generarse con cualquier cantidad o combinación dada de insumo(s). La función describe tecnologías diferenciadas capaces de producir lo mismo.

Para entender lo que sucederá si la población crece, de modo que haya más agricultores para el mismo espacio limitado de tierra cultivable, necesitamos algo que los economistas llaman la función de producción de la agricultura. Esta indica la cantidad de producto que resultará de que un determinado número de granjeros trabaje en una cantidad determinada de tierra. En este caso, mantendremos constantes todos los otros insumos, incluyendo la tierra, de modo que solamente consideraremos cómo varía la producción según la cantidad de trabajo empleado.

En secciones previas ya ha podido ver algunas funciones de producción muy simples que indicaban las cantidades de trabajo y energía necesarias para producir 100 metros de paño. Por ejemplo, en la figura 2.3, la función de producción de la tecnología B indicaba que si se sumaban 4 trabajadores y 2 toneladas de carbón en el proceso productivo, el producto final serían 100 metros de paño. En el caso de la tecnología A, la función de producción nos ofrece otra aseveración distinta del tipo «si… entonces»: si se utiliza 1 trabajador y 6 toneladas de carbón para producir, entonces el resultado será 100 metros de paño. La función de producción de grano es una aseveración similar del tipo «si… entonces» que, en este caso, indica que X labradores cosecharán una cantidad Y de grano.

La figura 2.14a contiene una lista de diferentes cantidades del insumo de trabajo y las correspondientes producciones de grano. En la tercera columna hemos calculado la productividad media del trabajo. En la figura 2.14b dibujamos la función, asumiendo que la relación se mantiene constante para todos valores de número de labradores empleados y producción total de grano que se encuentren en los intervalos entre los valores mostrados en la tabla.

Leibniz: Economía maltusiana: Productividad marginal decreciente del trabajo

Llamamos a esto una función de producción porque una función es una relación entre dos cantidades (insumos y producto en este caso), expresada matemáticamente como:

Decimos que «Y es una función de X». X en este caso es la cantidad de trabajo dedicado a la agricultura. Y, a su vez, es el producto en grano que resulta de este insumo. La función f(X) describe la relación entre los dos, representada por la curva de la gráfica.

Insumo de trabajo (número de trabajadores) Producción de grano (kg) Productividad media del trabajo (kg/trabajador)
200 200 000 1000
400 330 000 825
600 420 000 700
800 500 000 625
1000 570 000 570
1200 630 000 525
1400 684 000 490
1600 732 000 458
1800 774 000 430
2000 810 000 405
2200 840 000 382
2400 864 000 360
2600 882 000 340
2800 894 000 319
3000 900 000 300

Valores registrados de la función de producción de un agricultor: productividad marginal decreciente del trabajo.

Figura 2.14a Valores registrados de la función de producción de un agricultor: productividad marginal decreciente del trabajo.

La función de producción de un agricultor: productividad marginal decreciente del trabajo.

Figura 2.14b La función de producción de un agricultor: productividad marginal decreciente del trabajo.

La función de producción de un agricultor

La función de producción muestra cómo el número de agricultores que trabajan la tierra se traduce en grano producido al final de la estación de cultivo.

Figura 2.14ba La función de producción muestra cómo el número de agricultores que trabajan la tierra se traduce en grano producido al final de la estación de cultivo.

Producto cuando hay 800 agricultores

El punto A de la función de producción muestra el producto o cantidad de grano producido por 800 agricultores.

Figura 2.14bb El punto A de la función de producción muestra el producto o cantidad de grano producido por 800 agricultores.

Producto cuando hay 1600 agricultores

El punto B de la función muestra la cantidad de grano producida por 1600 agricultores.

Figura 2.14bc El punto B de la función muestra la cantidad de grano producida por 1600 agricultores.

La productividad media decrece

En el punto A, la productividad media del trabajo es 500 000 ÷ 800 = 625 kg de grano por agricultor. En el punto B, la productividad media del trabajo es de 732 000 ÷ 1600 = 458 kg de grano por trabajador.

Figura 2.14bd En el punto A, la productividad media del trabajo es 500 000 ÷ 800 = 625 kg de grano por agricultor. En el punto B, la productividad media del trabajo es de 732 000 ÷ 1600 = 458 kg de grano por trabajador.

La pendiente del rayo es la productividad media

La pendiente del rayo que va desde el origen al punto B en la función de producción muestra la productividad media del trabajo en el punto B. La pendiente es 458, lo que significa que la productividad media es de 458 kg por agricultor cuando 1600 agricultores trabajan la tierra.

Figura 2.14be La pendiente del rayo que va desde el origen al punto B en la función de producción muestra la productividad media del trabajo en el punto B. La pendiente es 458, lo que significa que la productividad media es de 458 kg por agricultor cuando 1600 agricultores trabajan la tierra.

El rayo A tiene más inclinación que el rayo B

La pendiente del rayo que va al punto A es más inclinada que la que va al punto B. Cuando solo 800 agricultores trabajan la tierra, hay una productividad media del trabajo más alta. La pendiente es 625, luego la productividad media es de 625 kg por agricultor, tal y como calculamos previamente.

Figura 2.14bf La pendiente del rayo que va al punto A es más inclinada que la que va al punto B. Cuando solo 800 agricultores trabajan la tierra, hay una productividad media del trabajo más alta. La pendiente es 625, luego la productividad media es de 625 kg por agricultor, tal y como calculamos previamente.

Ejercicio 2.6 La función de producción de un agricultor

En el Capítulo 1 explicamos que la economía es parte de la biosfera. Piense en la agricultura de un modo biológico.

  1. Investigue cuántas calorías quema un agricultor y cuántas calorías hay en 1 kilo de grano.
  2. ¿Genera la agricultura un excedente de calorías –más calorías en el producto de las que se utilizan en el insumo trabajo– usando la función de producción de la figura 2.14b?

Nuestra función de producción de granos es hipotética, pero tiene dos características que constituyen supuestos plausibles sobre cómo el producto depende del número de agricultores.

El trabajo combinado con la tierra es productivo. Eso no resulta sorprendente. Cuantos más agricultores haya, más grano se producirá, por lo menos hasta cierto punto (3000 agricultores, en este caso).

productividad marginal decreciente del trabajo
Situación en la cual, a medida que se emplea más trabajo en un determinado proceso productivo, la productividad media del trabajo por lo general cae.

A medida que se van sumando más agricultores que trabajan en una cantidad fija de tierra, la productividad media del trabajo va cayendo. Esta productividad marginal decreciente del trabajo es una de las dos bases del modelo maltusiano.

Recuerde que la productividad media del trabajo es la producción total de grano dividida por la cantidad de trabajo empleado. En la función de producción de la figura 2.14b o a través de la tabla de la figura 2.14a (que muestra la misma información) vemos que un insumo anual de 800 agricultores trabajando la tierra producirá un promedio de 625 kg de grano por agricultor; ahora bien, si se incrementa el insumo de trabajo a 1600 agricultores, se producirá un promedio de grano por agricultor de 458 kg. La productividad media del trabajo cae a medida que se utiliza más fuerza de trabajo en la producción. Esto es lo que preocupaba a Malthus.

Para ver por qué le preocupaba, suponga que, solo una generación después, cada agricultor hubiera tenido muchos hijos, de modo que en lugar de un agricultor, ahora hubiese dos trabajando la tierra en cada granja. El total de insumo de trabajo inicial era de 800, pero ahora son 1600. Además, en vez de cosechar 625 kg de grano por agricultor, la cosecha media ahora es solo de 458 kg por agricultor.

Podría argumentarse que, en el mundo real, a medida que la población crece, se usa más tierra para la agricultura. Sin embargo, Malthus señaló que la primera generación de agricultores ya habría tomado la mejor tierra, por lo que cualquier terreno nuevo sería de peor calidad, lo que también reduce la productividad media del trabajo.

Esto significa que la productividad marginal decreciente del trabajo puede deberse a que:

Dado que la productividad media del trabajo cae a medida que se dedica más fuerza de trabajo al cultivo de la tierra, entonces, a medida que la gente trabaje más horas, sus ingresos inevitablemente caerán.

Pregunta 2.6 Escoja la(s) respuesta(s) correcta(s)

Analice de nuevo la figura 2.14b que representa la función de producción de grano para los agricultores bajo condiciones medias de crecimiento con la tecnología disponible en la actualidad.

Se puede afirmar que:

  • En un año con condiciones excepcionalmente buenas de clima, la curva de la función de producción será mayor y paralela a la curva que aparece arriba.
  • El descubrimiento de unas semillas de cultivo de alto rendimiento inclinaría más la curva de la función de producción, rotándola en sentido contrario a las manecillas del reloj respecto al origen.
  • En un año de sequía, la curva de producción puede inclinarse hacia abajo para un gran número de agricultores.
  • Si se establece un límite superior a la cantidad de grano que puede producirse, entonces la curva terminará horizontal para una elevada cantidad de agricultores.
  • Cero agricultores significa cero producción. Por lo tanto, todas las curvas deben empezar en el origen y no pueden desplazarse hacia arriba o hacia abajo de manera paralela.
  • Tal descubrimiento aumentaría los kilogramos de granos producidos para un número determinado de agricultores (excepto cero). Esto se puede representar gráficamente como un pivote en dirección opuesta de las manecillas del reloj en la curva de la función de producción.
  • Una curva de pendiente negativa implica una disminución de la producción a medida que aumenta el número de agricultores. Este solo sería el caso si los trabajadores adicionales tienen efectos negativos sobre la productividad de los trabajadores existentes, lo que normalmente descartamos.
  • Un límite superior implica que los agricultores adicionales no producirían kilogramos adicionales de grano, lo que se representaría gráficamente por una función de producción plana más allá del límite superior.

2.8 Economía maltusiana: la población crece cuando se incrementan los niveles de vida

Por sí sola, la productividad marginal decreciente del trabajo no logra explicar la parte larga y plana del palo de hockey. Todo lo que ese concepto dice es que los estándares de vida dependen de la cantidad de población, pero no dice nada acerca de porqué, considerando periodos largos de tiempo, los niveles de vida y la cantidad de población no varían demasiado. Para esto necesitamos la otra parte del modelo de Malthus: su argumento de que una subida del nivel de vida provoca un crecimiento de la población.

Malthus no fue la primera persona en tener esta idea. Años antes de que Malthus desarrollara sus teorías, Richard Cantillon, un economista irlandés, había aseverado que «los hombres se multiplican como ratones en un granero sí poseen medios ilimitados de subsistencia.»

La teoría maltusiana, en esencia, consideraba a la gente como seres no muy diferentes de otros animales:

«Aunque el hombre se encuentra por encima de los otros animales en cuanto a sus facultades intelectuales, no debería suponerse por ello que las leyes físicas a las que esté sujeto hayan de ser esencialmente diferentes de aquellas que prevalecen en otras secciones del reino animal.»15

Así pues, las dos ideas centrales del modelo de Malthus son:

Imagine una manada de antílopes en una vasta llanura desierta. Suponga también que no tienen depredadores que les compliquen la vida (o nuestro análisis). Cuando estos antílopes están mejor alimentados, viven más y tienen más descendencia. Cuando la manada es pequeña, los antílopes pueden comer todo lo que quieran y la manada crece.

Al final, la manada será tan grande con relación al tamaño de la llanura que los antílopes ya no podrán comer todo lo que quieran. A medida que la superficie de tierra por animal vaya disminuyendo, sus niveles de vida comenzarán a caer. Esta reducción de los niveles de vida continuará en la medida en que la manada siga aumentando su tamaño.

Dado que cada animal tiene menos comida, los antílopes tendrán menos descendencia y morirán más jóvenes; el crecimiento de la población disminuirá. Al final, los niveles de vida caerán hasta el punto en que el tamaño de la manada ya no aumente. Los antílopes habrán llenado la llanura. En este momento, cada animal se alimentará de una cantidad de comida que denominaremos nivel de subsistencia. Cuando los niveles de vida de los animales se ven forzados al nivel de subsistencia como resultado del crecimiento de la población, la manada ya no crece.

Si los antílopes comen menos que su nivel de subsistencia, la manada comenzará a reducirse. Y, como ya hemos visto, cuando el consumo exceda el nivel de subsistencia, la manada crecerá.

La misma lógica habría que aplicar, razonó Malthus, si se considera una población humana que viva en un país con una oferta fija de tierra de cultivo. En la medida que la gente tenga acceso a buena alimentación se multiplicarán como los ratones en el granero de Cantillon, pero al final llenarán el país y, a partir de ahí, los crecimientos adicionales de la población harán que los ingresos de la mayoría de la gente se reduzcan como resultado de la productividad marginal decreciente del trabajo. La caída de los niveles de vida hará que el crecimiento de la población vaya haciéndose menor a medida que la tasa de mortalidad vaya en aumento y la tasa de natalidad caiga; y así, finalmente, los ingresos se establecerán al nivel de subsistencia.

El modelo de Malthus genera un equilibrio en el cual hay un nivel de ingresos suficiente para permitir un nivel de consumo de subsistencia. Las variables que permanecen constantes en este equilibrio son:

Si las condiciones cambian, la población y los ingresos también pueden cambiar, pero eventualmente la economía volverá a un equilibrio con los ingresos al nivel de subsistencia.

Ejercicio 2.7 ¿Son realmente las personas como otros animales?

Malthus escribió: «No debería suponerse por ello que las leyes físicas a las que está sujeta [la humanidad] hayan de ser esencialmente diferentes de aquellas que prevalecen en otras secciones del reino animal»

¿Está de acuerdo? Explique su razonamiento.

Economía maltusiana: el efecto de las mejoras tecnológicas

Sabemos que durante los siglos anteriores a la Revolución Industrial se dieron mejoras tecnológicas en muchas regiones del mundo, incluyendo Reino Unido y, sin embargo, los niveles de vida permanecieron constantes. ¿Puede el modelo de Malthus explicar esto?

En la figura 2.15 ilustramos cómo la combinación de la productividad marginal decreciente del trabajo y el efecto de unos ingresos más altos sobre crecimiento de la población implica que, en el muy largo plazo, los ingresos de los agricultores no se elevarán como consecuencia de las mejoras tecnológicas. En esta gráfica se muestran a la izquierda las causas de lo que aparece a la derecha.

El modelo de Malthus: el efecto de una mejora tecnológica.

Figura 2.15 El modelo de Malthus: el efecto de una mejora tecnológica.

Si comenzamos en una situación de equilibrio, en los ingresos del nivel de subsistencia, una tecnología nueva, como por ejemplo semillas mejoradas, logra incrementar los ingresos por persona que se producen trabajando la cantidad fija de tierra existente. Los mayores niveles de vida conducen a un incremento en la población. A medida que más personas ocupan la tierra, cae la productividad media del trabajo, lo que redunda en una caída de los ingresos por persona. Al final, los ingresos vuelven a los niveles de subsistencia, con una población mayor.

¿Por qué es mayor la población en el nuevo equilibrio? La producción por agricultor ahora es mayor para cada número de campesinos. La población no vuelve a su nivel original porque el ingreso subiría por encima del nivel de subsistencia. Una tecnología mejor puede ofrecer unos ingresos de nivel de subsistencia a una población mayor.

El Einstein al final de esta sección muestra cómo representar el modelo de Malthus en forma gráfica y cómo usarlo para investigar los efectos de una nueva tecnología.

El modelo maltusiano predice que las mejoras en la tecnología no aumentarán los estándares de vida si:

En consecuencia, a largo plazo, un incremento en la productividad generará una población mayor, pero no salarios más altos. Esta deprimente conclusión alguna vez se consideró tan universal e ineludible que se le denominó Ley de Malthus.

Einstein Crear modelos para Malthus

El argumento de Malthus se resume en la figura 2.16 mediante dos diagramas.

La línea de pendiente negativa del lado izquierdo de la gráfica muestra que, a medida que aumenta la población, se reducen los salarios debido a la productividad marginal decreciente del trabajo. La línea ascendente del lado derecho muestra la relación entre salarios y crecimiento de la población. Cuando los salarios son altos, la población crece debido a que unos niveles de vida más altos generan más nacimientos y menos fallecimientos.

Una economía maltusiana.

Figura 2.16 Una economía maltusiana.

Diagrama de la izquierda: cómo los salarios dependen del nivel de la población

A un nivel medio de población, el salario de las personas que trabajan la tierra se sitúa en su nivel de subsistencia (punto A). El salario es mayor en el punto B, donde la población es más pequeña, porque la productividad media del trabajo es mayor.

Figura 2.16a A un nivel medio de población, el salario de las personas que trabajan la tierra se sitúa en su nivel de subsistencia (punto A). El salario es mayor en el punto B, donde la población es más pequeña, porque la productividad media del trabajo es mayor.

Diagrama de la derecha: cómo el crecimiento de la población depende de los niveles de vida

La línea del diagrama de la derecha es ascendente, mostrando que cuando los salarios (en el eje vertical) son altos, el crecimiento de la población (en el eje horizontal) es positivo (así que la población aumenta). Cuando los salarios son bajos, el crecimiento de la población es negativo (la población disminuye).

Figura 2.16b La línea del diagrama de la derecha es ascendente, mostrando que cuando los salarios (en el eje vertical) son altos, el crecimiento de la población (en el eje horizontal) es positivo (así que la población aumenta). Cuando los salarios son bajos, el crecimiento de la población es negativo (la población disminuye).

Conexión entre los dos diagramas

En el punto A, a la izquierda, la población es de tamaño medio y el salario está en su nivel de subsistencia. Ahora vayamos al diagrama del otro lado, al punto A′, a la derecha, que muestra el punto en que el crecimiento de la población es igual a cero. Así, si la economía está en el punto A, se encuentra en equilibrio: la población permanece constante y los salarios permanecen en su nivel de subsistencia.

Figura 2.16c En el punto A, a la izquierda, la población es de tamaño medio y el salario está en su nivel de subsistencia. Ahora vayamos al diagrama del otro lado, al punto A′, a la derecha, que muestra el punto en que el crecimiento de la población es igual a cero. Así, si la economía está en el punto A, se encuentra en equilibrio: la población permanece constante y los salarios permanecen en su nivel de subsistencia.

Una población menor

Suponga que la economía está en B, con un salario superior y una población menor. El punto B′, a la derecha, muestra que la población crece.

Figura 2.16d Suponga que la economía está en B, con un salario superior y una población menor. El punto B′, a la derecha, muestra que la población crece.

La economía regresa al equilibrio

A medida que la población se incrementa, la economía se mueve hacia abajo en la línea del diagrama de la izquierda: los salarios caen hasta que alcanzan el equilibrio en A.

Figura 2.16e A medida que la población se incrementa, la economía se mueve hacia abajo en la línea del diagrama de la izquierda: los salarios caen hasta que alcanzan el equilibrio en A.

Juntos, los dos diagramas explican la trampa de la población de Malthus. La población se mantendrá constante cuando el salario se encuentre al nivel de subsistencia, subirá cuando el salario esté por encima del nivel de subsistencia y caerá cuando el salario esté por debajo del nivel de subsistencia.

La figura 2.17 muestra cómo el modelo maltusiano predice que, aunque aumente la productividad, los niveles de vida no lo harán a largo plazo.

Introducción de una nueva tecnología en una economía maltusiana.

Figura 2.17 Introducción de una nueva tecnología en una economía maltusiana.

Inicialmente la economía se encuentra en equilibrio

La economía comienza en el punto A, con una población de tamaño medio y el salario en su nivel de subsistencia.

Figura 2.17a La economía comienza en el punto A, con una población de tamaño medio y el salario en su nivel de subsistencia.

Un avance en la tecnología – incremento de los salarios

Una mejora tecnológica (por ejemplo, mejores semillas) incrementa la productividad media del trabajo, con lo cual el salario es más alto para cualquier nivel de población. La línea de salario real se desplaza hacia arriba. En el nivel inicial de población, el salario sube y la economía se mueve al punto D.

Figura 2.17b Una mejora tecnológica (por ejemplo, mejores semillas) incrementa la productividad media del trabajo, con lo cual el salario es más alto para cualquier nivel de población. La línea de salario real se desplaza hacia arriba. En el nivel inicial de población, el salario sube y la economía se mueve al punto D.

La población comienza a incrementarse

En el punto D, el salario se ha elevado sobre el nivel de subsistencia y, por lo tanto, la población comienza a crecer (punto D′).

Figura 2.17c En el punto D, el salario se ha elevado sobre el nivel de subsistencia y, por lo tanto, la población comienza a crecer (punto D′).

Aumenta la población

A medida que la población aumenta, el salario cae por causa de la productividad marginal decreciente del trabajo. La economía desciende por la curva de salario real desde D.

Figura 2.17d A medida que la población aumenta, el salario cae por causa de la productividad marginal decreciente del trabajo. La economía desciende por la curva de salario real desde D.

C es el equilibrio con la nueva tecnología

En C, el salario ha alcanzado el nivel de subsistencia nuevamente. La población permanece constante (punto C′). La población es mayor en el equilibrio C de lo que era en el equilibrio A.

Figura 2.17e En C, el salario ha alcanzado el nivel de subsistencia nuevamente. La población permanece constante (punto C′). La población es mayor en el equilibrio C de lo que era en el equilibrio A.

Ejercicio 2.8 Niveles de vida en el mundo maltusiano

Suponga que la curva de crecimiento poblacional en el panel derecho de la figura 2.16 se desplaza hacia la izquierda (menos nacimientos, o más defunciones para cualquier nivel de salarios). Explique qué pasaría con los niveles de vida, describiendo la transición al nuevo equilibrio.

2.9 La trampa maltusiana y el estancamiento económico a largo plazo

En el mundo de Malthus, a largo plazo, el principal impacto de una mejor tecnología es el incremento de la población. El escritor H. G. Wells, autor de La guerra de los mundos, escribió en 1905 que la humanidad «tan rápidamente como obtuvo los grandes avances de la ciencia, los desperdició en la mera multiplicación insensata de la vida».

Así pues, ahora tenemos una posible explicación de la sección larga y plana del palo de hockey. Con cierta periodicidad, los seres humanos inventan mejores maneras de hacer las cosas, tanto en la agricultura como en la industria, y esto lleva a los consiguientes aumentos de los ingresos de agricultores y empleados por encima del nivel de subsistencia. La interpretación de Malthus es que unos salarios reales más altos inducían a las parejas jóvenes a casarse antes y tener más hijos, y también llevaban a menores tasas de mortalidad. Esto provocaba un crecimiento de la población, que al final obligaba a lo salarios reales a volver a los niveles de subsistencia, lo cual podría explicar por qué China y la India, que en su momento tenían unas economías relativamente sofisticadas, acabaron teniendo poblaciones muy altas, pero –hasta hace poco– con ingresos muy bajos.

Al igual que con nuestro modelo sobre rentas de innovación, precios relativos y mejoras tecnológicas, tenemos que preguntarnos: ¿podemos encontrar evidencia que sustente la predicción fundamental del modelo maltusiano de que los ingresos volverán al nivel de subsistencia?

La figura 2.18 es consistente con lo que predijo Malthus. Desde finales del siglo XIII hasta principios de siglo XVII, Reino Unido alternó periodos de salarios altos que conducían a crecimientos de población, con periodos de salarios bajos y poblaciones más pequeñas, seguido por periodos de salarios altos… y así sucesivamente, en un círculo vicioso.

La figura 2.18 nos ofrece una visión diferente del mismo círculo vicioso si nos enfocamos en el periodo que va de 1340 a 1600, que se muestra en la figura 2.19. La plaga bubónica, conocida como la Peste Negra, causó la muerte de entre un cuarto y un tercio de la población de Europa durante el periodo de 1349 a 1351. El diagrama de la parte inferior de la gráfica muestra los encadenamientos causales que condujeron a los efectos que vemos en la parte superior del gráfico.

La trampa maltusiana: salarios y población (década 1280–década 1600).

Figura 2.18 La trampa maltusiana: salarios y población (década 1280–década 1600).

Robert C. Allen. 2001. ‘The Great Divergence in European Wages and Prices from the Middle Ages to the First World War’ [La gran divergencia de salarios y precios en Europa desde la Edad Media hasta la Primera Guerra Mundial]. Explorations in Economic History [Investigaciones de Historia económica] 38 (4): pp. 411–447.

La Peste Negra, oferta de trabajo, política y salarios: una economía maltusiana.

Figura 2.19 La Peste Negra, oferta de trabajo, política y salarios: una economía maltusiana.

Robert C. Allen. 2001. ‘The Great Divergence in European Wages and Prices from the Middle Ages to the First World War’[La gran divergencia en salarios y precios en Europa desde la Edad Media hasta la Primera Guerra Mundial]. Explorations in Economic History [Investigaciones de Historia económica] 38 (4): pp. 411–447.

Una economía maltusiana en Inglaterra (1300 – 1600)

En esta figura, examinamos la economía maltusiana que existió en Inglaterra entre los años 1300 y 1600, resaltados en la parte superior.

Figura 2.19a En esta figura, examinamos la economía maltusiana que existió en Inglaterra entre los años 1300 y 1600, resaltados en la parte superior.

La Peste Negra (1348-1350)

La plaga bubónica de 1348–1350, también conocida como la Peste Negra, mató a 1,5 millones de personas de una población estimada de 4 millones, provocando una caída dramática de la oferta de trabajo.

Figura 2.19b La plaga bubónica de 1348–1350, también conocida como la Peste Negra, mató a 1,5 millones de personas de una población estimada de 4 millones, provocando una caída dramática de la oferta de trabajo.

Los salarios subieron después de la peste

Esta disminución en la población tuvo un beneficio económico para los agricultores y trabajadores que sobrevivieron: los agricultores pasaron a tener más y mejor tierra, y los trabajadores pudieron exigir salarios más altos. Los ingresos se fueron elevando a medida que la peste disminuía.

Figura 2.19c Esta disminución en la población tuvo un beneficio económico para los agricultores y trabajadores que sobrevivieron: los agricultores pasaron a tener más y mejor tierra, y los trabajadores pudieron exigir salarios más altos. Los ingresos se fueron elevando a medida que la peste disminuía.

Agricultores y trabajadores hicieron uso de su poder

En 1351, el rey Eduardo III de Inglaterra trató de limitar los aumentos salariales por medio de una ley, lo que desencadenó en un periodo de rebeliones contra la autoridad, en particular la revuelta de los campesinos de 1381. A pesar de las acciones del rey, los ingresos siguieron aumentando.

Figura 2.19d En 1351, el rey Eduardo III de Inglaterra trató de limitar los aumentos salariales por medio de una ley, lo que desencadenó en un periodo de rebeliones contra la autoridad, en particular la revuelta de los campesinos de 1381. A pesar de las acciones del rey, los ingresos siguieron aumentando.

La población aumentó en el siglo XVI

Para mediados del siglo XV, los salarios reales de los trabajadores de la construcción de Inglaterra se habían duplicado. Los salarios más altos ayudaron a la población a recuperarse en el siglo XVI, pero la ley de Malthus se impuso: a medida que la población aumentaba, los ingresos fueron cayendo.

Figura 2.19e Para mediados del siglo XV, los salarios reales de los trabajadores de la construcción de Inglaterra se habían duplicado. Los salarios más altos ayudaron a la población a recuperarse en el siglo XVI, pero la ley de Malthus se impuso: a medida que la población aumentaba, los ingresos fueron cayendo.

Estancamiento maltusiano (1350–1600)

Para 1600, los salarios reales habían caído al nivel en el que estaban 300 años antes.

Figura 2.19f Para 1600, los salarios reales habían caído al nivel en el que estaban 300 años antes.

Causa y efecto en la economía maltusiana

Nuestro modelo de economía maltusiana ayuda a explicar el incremento y caída de los ingresos entre 1300 y 1600 en Inglaterra.

Figura 2.19g Nuestro modelo de economía maltusiana ayuda a explicar el incremento y caída de los ingresos entre 1300 y 1600 en Inglaterra.

La disminución del número de personas que trabajaban en la agricultura durante la Peste Negra hizo que aumentara la productividad agrícola siguiendo el principio de productividad marginal decreciente del trabajo. Los agricultores accedieron a un nivel de vida mejor, tanto si eran propietarios de la tierra que trabajaban como si pagaban una renta fija a un terrateniente. En las ciudades, los empleadores también tuvieron que ofrecer salarios más altos para poder atraer a los trabajadores de las zonas agrícolas.

Las conexiones causales que muestra la figura 2.19 combinan las dos características del modelo maltusiano con el papel que desempeñaron los acontecimientos políticos, tanto respondiendo a cambios en la economía, como causándolos. Cuando, en 1349 y 1351, el rey Eduardo III de Inglaterra aprobó leyes que trataban de restringir las subidas salariales, la economía (debido a la escasa oferta de trabajo) ganó a la política: los salarios continuaron subiendo y los campesinos comenzaron a ejercer su creciente poder, en particular exigiendo más libertades y menos impuestos en una rebelión que se produjo en 1381, conocida como La Revuelta de los Campesinos o Rebelión de Wat Tyler.

Sin embargo, cuando en el siglo XVI la población se recuperó, la oferta de trabajo aumentó, lo cual hizo disminuir el nivel salarial. Basándonos en esta evidencia, cabe concluir que la explicación de Malthus es consistente con la historia de Inglaterra para ese periodo.

Ejercicio 2.9 ¿Qué agregaría?

El diagrama de causa-efecto que hemos creado en la figura 2.19 hace uso de muchos supuestos ceteris paribus.

  1. ¿Cómo simplifica este modelo la realidad?
  2. ¿Qué deja por fuera?
  3. Trate de redibujar la gráfica para que incluya otros factores que le parezcan importantes.

Pregunta 2.7 Escoja la(s) respuesta(s) correcta(s)

Observe de nuevo las figuras 2.1 y 2.19 que muestran gráficos de salarios reales en Inglaterra entre 1300 y 2000.

También le comunican los siguientes hechos:

Durante la Plaga Bubónica de 1348 y 1351, entre un cuarto y un tercio de la población de Europa murió.

En los siglos XVII y XVIII, los salarios de los trabajadores no cualificados, en relación con los ingresos de terratenientes, representaban solo un quinto de lo que habían sido en el siglo XVI.

¿Qué puede concluir de esta información?

  • Según el modelo maltusiano, la disminución de la población provocada por la peste debió llevar a un incremento en la productividad media de los trabajadores, causando el incremento observado en el salario real posterior a la plaga.
  • La duplicación y reducción a la mitad del índice de salarios reales correspondientes a lo largo de 250 años hacia 1350 contradicen el modelo maltusiano.
  • La reducción de la participación relativa de los trabajadores no cualificados en el producto total durante los siglos XVII y XVIII se debió a la disminución de la productividad media de su trabajo.
  • La caída en los salarios relativos de los trabajadores no cualificados durante los siglos XVII y XVIII fue uno de los factores que condujeron al eventual repunte de los salarios reales en el siglo XIX que hemos visto en el gráfico.
  • En el modelo maltusiano, menos trabajadores significa mayor productividad media, aumentando la producción per cápita. Dado que su poder de negociación no permaneció constante sino que en realidad aumentó, los trabajadores reclamaron una mayor parte de esta producción y los salarios reales aumentaron.
  • Según el modelo maltusiano, el aumento de la población causado por el aumento de los salarios reales habría llevado a una disminución de la productividad media, lo que llevaría a una eventual caída del salario real de vuelta al nivel de subsistencia. Esto parece ser lo que se observa en el gráfico.
  • El producto medio de la mano de obra determina el tamaño de la torta (la producción total), pero la porción que reclaman los trabajadores está determinada por su poder de negociación, que disminuyó durante los ciclos de Malthus en el gráfico.
  • Por el contrario, el crecimiento salarial se produjo a pesar de los bajos salarios en relación con los ingresos de los propietarios de la tierra. La clave de este proceso fue que los salarios se mantuvieron altos, en comparación con los precios de la energía y los bienes de capital, lo que condujo a la innovación para una tecnología menos intensiva en mano de obra.

Ejercicio 2.10 Definición de progreso económico

Los salarios reales también experimentaron un pronunciado aumento tras la Peste Negra en otros lugares para los cuales disponemos de evidencias, como España, Italia, Egipto, los Balcanes y Constantinopla (actualmente Estambul).16

  1. ¿Cómo se compara el crecimiento de los salarios reales con el crecimiento del PIB per cápita como medida del progreso económico?
  2. Comente sus argumentos con otros. ¿Está de acuerdo o no? Si está en desacuerdo, ¿hay hechos que puedan solucionar el desacuerdo? ¿Cuáles son? Si no los hay, ¿por qué está en desacuerdo?

Nos hemos centrado en agricultores y trabajadores que perciben un salario, pero no necesariamente todos en la economía están atrapados en la trampa de Malthus. En la medida en que la población continúe creciendo, la demanda de alimentos también crece y, por lo tanto, la limitada cantidad de tierra disponible para producir alimentos debería volverse cada vez más valiosa. En el mundo de Malthus, el crecimiento de la población debería conducir a una mejora en la posición económica relativa de los terratenientes.

Esto fue lo que ocurrió en Inglaterra: la figura 2.19 muestra que los salarios reales no se incrementaron en el muy largo plazo (no eran más altos en 1800 de lo que lo eran en 1450) pero, sin embargo, la brecha entre terratenientes y trabajadores aumentó. En los siglos XVII y XVIII, los salarios de los trabajadores británicos no cualificados, con relación a los ingresos de los terratenientes, representaban solo una quinta parte de lo que habían sido en el siglo XVI.

No obstante, y pese a que los salarios eran bajos comparados con los ingresos de los terratenientes, otra comparación de precios relativos fue la clave para explicar cómo Inglaterra escapó a la trampa de Malthus: tal y como hemos visto, los salarios se mantuvieron altos, en comparación con el precio del carbón (figura 2.10) e incluso se incrementaron con respecto al costo de usar bienes de capital (figura 2.11).

2.10 Escapar de la trampa maltusiana

Nassau Senior, el economista que lamentaba que el número de fallecidos durante la hambruna irlandesa no fuera suficiente como para servir de algo, no parece compasivo. Ahora bien, él y Malthus estaban en lo correcto al pensar que el crecimiento de la población y la productividad marginal decreciente del trabajo podían crear un círculo vicioso de estancamiento económico y pobreza. Sin embargo, el gráfico de palo de hockey de los niveles de vida muestra que estaban equivocados al creer que esta situación nunca cambiaría.

No consideraron la posibilidad de que las mejoras en la tecnología podían llegar a producirse a una tasa mayor que el crecimiento de la población, anulando el efecto la productividad marginal decreciente del trabajo.

Resulta que la revolución tecnológica permanente implica que el modelo maltusiano ya no es una descripción razonable del mundo. El nivel de vida promedio aumentó de forma acelerada y con efectos permanentes después de la revolución capitalista.

La figura 2.20 muestra los salarios reales y niveles de población desde la década de 1280 hasta la de 1860. Como vimos en la figura 2.18, desde el siglo XIII hasta el siglo XVI había una clara relación negativa entre la población y los salarios reales: cuando la primera aumentaba, los segundos bajaban, tal como la teoría de Malthus sugería.

Entre finales del siglo XVI y principios del siglo XVIII, a pesar de que los salarios se incrementaron, en términos relativos, hubo muy poco crecimiento de la población. Alrededor de 1740, podemos ver otra vez la relación de Malthus, etiquetada en la gráfica como «Siglo XVIII». Luego, alrededor de 1800, la economía se movió hacia lo que parece ser un régimen completamente nuevo, con un crecimiento simultáneo de la población y de los salarios reales que aparece indicado como «Escape».

Escapar a la trampa maltusiana. Nota: la productividad del trabajo y los salarios reales son promedios móviles quinquenales.

Figura 2.20 Escapar a la trampa maltusiana. Nota: la productividad del trabajo y los salarios reales son promedios móviles quinquenales.

Robert C. Allen. 2001. The Great Divergence in European Wages and Prices from the Middle Ages to the First World War [La gran divergencia en salarios y precios en Europa desde la Edad Media hasta la Primera Guerra Mundial]. Explorations in Economic History [Investigaciones de la historia económica] 38 (4): pp. 411–447.

La figura 2.21 amplía esa sección del «gran escape» en los datos salariales.

Escapar a la trampa maltusiana. Nota: la productividad del trabajo y los salarios reales son promedios móviles quinquenales.

Figura 2.21 Escapar a la trampa maltusiana. Nota: la productividad del trabajo y los salarios reales son promedios móviles quinquenales.

Robert C. Allen. 2001. The Great Divergence in European Wages and Prices from the Middle Ages to the First World War [La gran divergencia en salarios y precios en Europa desde la Edad Media hasta la Primera Guerra Mundial]. Explorations in Economic History [Investigaciones de la historia económica] 38 (4): pp. 411–447.

Escapar a la trampa maltusiana

En el siglo XVIII, la relación maltusiana persistía. En el siglo XIX, la economía parece haberse convertido en un régimen no maltusiano con los salarios reales, incrementándose mientras la población crecía.

Figura 2.21a En el siglo XVIII, la relación maltusiana persistía. En el siglo XIX, la economía parece haberse convertido en un régimen no maltusiano con los salarios reales, incrementándose mientras la población crecía.

La revolución tecnológica permanente

La historia comienza con mejoras tecnológicas como la hiladora Jenny y la máquina a vapor, que incrementaron el producto por trabajador. La innovación continuó a medida que la revolución tecnológica se iba haciendo permanente, desplazando a miles de hiladores, tejedores y agricultores.

Figura 2.21b La historia comienza con mejoras tecnológicas como la hiladora Jenny y la máquina a vapor, que incrementaron el producto por trabajador. La innovación continuó a medida que la revolución tecnológica se iba haciendo permanente, desplazando a miles de hiladores, tejedores y agricultores.

Desempleo urbano

La pérdida del empleo redujo el poder de negociación de los trabajadores, haciendo que los salarios se mantuvie­ran bajos, como puede observarse en la línea plana que presenta el gráfico entre 1750 y 1830. El tamaño del pastel se estaba incrementando, pero la porción de los trabajadores no.

Figura 2.21c La pérdida del empleo redujo el poder de negociación de los trabajadores, haciendo que los salarios se mantuvieran bajos, como puede observarse en la línea plana que presenta el gráfico entre 1750 y 1830. El tamaño del pastel se estaba incrementando, pero la porción de los trabajadores no.

Nuevas oportunidades

En la década de 1830, una mayor productividad y unos salarios más bajos llevaron a un aumento de los benefi­cios. Los beneficios, la competencia y la tecnología impulsaron la expansión de los negocios. La demanda de trabajo su­bió. La gente dejó la agricultura para de­dicarse a trabajar en las nuevas fábricas.

Figura 2.21d En la década de 1830, una mayor productividad y unos salarios más bajos llevaron a un aumento de los beneficios. Los beneficios, la competencia y la tecnología impulsaron la expansión de los negocios. La demanda de trabajo subió. La gente dejó la agricultura para dedicarse a trabajar en las nuevas fábricas.

El poder de negociación de los trabajadores

La oferta de trabajo cayó cuando se prohibió a los empresarios emplear a niños. La combinación de una mayor demanda y una menor oferta de mano de obra mejoró el poder de negociación de los trabajadores.

Figura 2.21e La oferta de trabajo cayó cuando se prohibió a los empresarios emplear a niños. La combinación de una mayor demanda y una menor oferta de mano de obra mejoró el poder de negociación de los trabajadores.

Escapar del maltusianismo

El poder de los trabajadores aumentó al obtener el derecho al voto y formar sindicatos. Estos trabajadores fueron capaces de exigir una parte constante o creciente de los aumentos de productividad generados por la revolución tecnológica permanente.

Figura 2.21f El poder de los trabajadores aumentó al obtener el derecho al voto y formar sindicatos. Estos trabajadores fueron capaces de exigir una parte constante o creciente de los aumentos de productividad generados por la revolución tecnológica permanente.

La historia de la revolución tecnológica permanente demuestra que hay dos factores que influyen sobre los salarios:

Después de 1830, el pastel continuó creciendo y la participación de los trabajadores creció con él.

Reino Unido había escapado a la trampa maltusiana. Pronto se repetiría este proceso en otros países, tal como mostramos en las figuras 1.1a y 1.1b.

Pregunta 2.8 Escoja la(s) respuesta(s) correcta(s)

Observe de nuevo la figura 2.20, que muestra los salarios reales de la población de Inglaterra desde la década de 1280 hasta la de 1860.

Según Malthus, en un contexto de productividad marginal decreciente del trabajo en la producción y crecimiento poblacional en respuesta a incrementos en los salarios reales, a largo plazo, un aumento de productividad provoca un crecimiento de población, pero no salarios reales más altos. Con base en esta información, ¿cuál de las siguientes afirmaciones es correcta?

  • Entre la década de 1800 y la de 1860, la población crece a medida que los salarios reales aumentan, un hecho que coincide plenamente con la descripción de Malthus del crecimiento económico.
  • Hay evidencia clara de una persistente y continua trampa maltusiana entre la década de 1280 y la de 1800.
  • Las trampas maltusianas parecen producirse en ciclos de 60 años.
  • El modelo maltusiano no toma en cuenta la posibilidad de un choque tecnológico positivo que pueda compensar la productividad marginal decreciente del trabajo.
  • Es cierto que Malthus asume el crecimiento de la población como respuesta a los aumentos salariales reales. Sin embargo, a medida que la población aumenta, la producción per cápita media cae, lo que resulta en una caída de los salarios reales de vuelta al nivel de subsistencia. Esto no es evidente en el gráfico, posterior a la década de 1800.
  • En realidad, hay dos periodos, entre 1280 y 1590, y entre 1740 y 1800, cuando es evidente una trampa maltusiana. Sin embargo, existe un periodo intermedio en el que la relación negativa entre el salario real y la población parece romperse (sin crecimiento de la población, a pesar del aumento salarial).
  • Aunque el segundo ciclo de la trampa maltusiana duró unos 60 años (entre 1740 y 1800), el primer ciclo parece haber durado alrededor de 300 años.
  • Si los desarrollos tecnológicos aumentan la productividad laboral media más rápido de lo que lo disminuye el crecimiento de la población, entonces el crecimiento de la población y los salarios reales pueden coexistir. Esto es lo que muestra la trayectoria de escape de la economía inglesa después del siglo XVIII.

Ejercicio 2.11 Las instituciones básicas del capitalismo

El escape de la trampa maltusiana, consistente en que el progreso tecnológico superó los efectos del crecimiento de la población, se produjo tras el surgimiento del capitalismo. Considere las tres instituciones básicas del capitalismo:

  1. ¿Por qué es la propiedad privada importante para que el progreso tecnológico ocurra?
  2. Explique cómo los mercados pueden ofrecer tanto «zanahoria» como «garrote» para promover la innovación.
  3. ¿Cómo puede la producción en las empresas, en lugar de en las familias, contribuir al aumento de los niveles de vida?

2.11 Conclusión

Hemos introducido un modelo económico en el que la elección de tecnologías de producción por parte de las empresas depende de los precios relativos de los insumos, y la renta económica resultante de adoptar una nueva tecnología incentiva la innovación en las empresas. Al contrastar este modelo con la evidencia histórica disponible, hemos visto que podría ayudar a explicar por qué la Revolución Industrial tuvo lugar en Reino Unido en el siglo XVIII.

También hemos mostrado cómo el modelo económico de Malthus, que describe un círculo vicioso en el que el crecimiento de la población neutraliza los aumentos temporales del nivel de ingresos, podría explicar el estancamiento en los niveles de vida que se prolongó durante siglos antes de la Revolución Industrial, hasta que el comienzo de la revolución tecnológica permanente proporcionó una vía de escape gracias a las mejoras tecnológicas.

Conceptos del Capítulo 2

Antes de seguir, revise estas definiciones:

2.12 Referencias

  1. Thomas R. Malthus. 1798. An Essay on the Principle of Population Library of Economics and Liberty. London: J. Johnson, in St. Paul’s Church-yard. 

  2. Mike Davis. 2000. Late Victorian holocausts: El Niño famines and the making of the Third world. London: Verso Books. 

  3. Robert C. Allen. 2011. Global Economic History: A Very Short Introduction. New York, NY: Oxford University Press. 

  4. Joel Mokyr. 2004. The gifts of Athena: Historical origins of the knowledge economy, 5th ed. Princeton, NJ: Princeton University Press. 

  5. David S. Landes. 2006. ‘Why Europe and the west? Why not China?’ [¿Por qué Europa y Occidente? ¿Por qué no China?] Journal of Economic Perspectives [Revista de perspectivas económicas] 20 (2) (Junio): pp. 3–22. 

  6. Gregory Clark. 2007. A farewell to alms: A brief economic history of the world. Princeton, NJ: Princeton University Press. 

  7. Kenneth L. Pomeranz. 2000. The great divergence: Europe, China, and the making of the modern world economy [La gran divergencia: Europa, China y la creación de la economía mundial moderna]. Princeton, NJ: Princeton University Press. 

  8. David S. Landes. 1990. ‘Why are We So Rich and They So Poor?’ [¿Por qué somos tan ricos y ellos tan pobres?]. The American Economic Review [Revista estadounidense de economía] 80 (Mayo): pp. 1–13. 

  9. Joseph A. Schumpeter. 1949. ‘Science and Ideology’ [Ciencia e ideología]. The American Economic Review [Revista americana de economía] 39 (Marzo): pp. 345–59. 

  10. Joseph A. Schumpeter. 1997. Ten Great Economists. London: Routledge. 

  11. Joseph A. Schumpeter. 1962. Capitalism, Socialism, and Democracy. New York: Harper & Brothers. 

  12. Robert C. Allen. 2009. ‘The industrial revolution in miniature: The spinning Jenny in Britain, France, and India’ [La Revolución Industrial en miniatura: la hiladora Jenny en Reino Unido, Francia y la India]. The Journal of Economic History [Revista de Historia Económica] 69 (04) (Noviembre): p. 901. 

  13. David S. Landes. 2003. The unbound Prometheus: Technological change and industrial development in western Europe from 1750 to the present [El Prometeo sin límites: cambio tecnológico y desarrollo industrial en Europa occidental desde 1750 hasta nuestros días]. Cambridge, UK: Cambridge University Press. 

  14. Gregory Clark, historiador económico, argumenta que el mundo entero fue maltusiano desde la prehistoria hasta el siglo XVIII. Gregory Clark. 2007. A farewell to alms: A brief economic history of the world. Princeton, NJ: Princeton University Press James Lee y Wang Feng hablan de las formas en que el sistema demográfico de China era diferente del de Europa y cuestionan la hipótesis maltusiana de que la pobreza china se debía al crecimiento de la población. James Lee y Wang Feng. 1999. ‘Malthusian models and Chinese realities: The Chinese demographic system 1700–2000’ [Modelos maltusianos y realidades chinas: el sistema demográfico chino 1700-2000]. Population and Development Review [Revista sobre población y desarrollo] 25 (1) (Marzo): pp. 33–65. 

  15. Thomas Robert Malthus, A Summary View on the Principle of Population [Una visión resumida sobre el principio de la población] (1830). 

  16. William H. McNeill. 1976. Plagues and peoples. Garden City, NY: Anchor Press. Plagas y pueblos. Madrid: Siglo Veintiuno de España, 1983.